La tartamudez en niños pequeños, cuándo preocuparse

Cuando los niños comienzan a desarrollar la capacidad del habla, lo hacen al inicio por imitación. A medida que su lenguaje va aumentando, los pequeños aprenden a formular frases más completas y desarrolladas. No obstante, es normal que los pequeños muestren algunos problemas a la hora de hablar con fluidez. Aunque esto suele ser una circunstancia transitoria que suele desaparecer al poco tiempo.

Es importante observar la forma en que se expresa tu hijo, ya que como decíamos, en muchos de los casos trabarse al hablar es normal y desaparece naturalmente, en otros casos puede haber un problema de tartamudez. Cuanto antes se trate esta cuestión, mayores probabilidades tendrá el pequeño de corregir ese trastorno. Por lo tanto, conocer cuáles son las señales que quizá te muestre el problema, será esencial para poder poner los remedios necesarios lo antes posible.

Los problemas de fluidez en el habla más comunes

Se calcula que aproximadamente un 5% de los niños de entre 2 y 5 años, tienen problemas de fluidez verbal. Es un rasgo muy común, que puede aparecer en cualquier momento durante su desarrollo en esta etapa. Generalmente ocurre cuando el niño se encuentra excitado o emocionado, por estar cansado o por sentir presión para comunicarse. Son circunstancias que derivan en que el niño tenga problemas de fluidez intermitente.

A medida que los niños aprenden nuevas palabras, aprenden también a utilizarlas correctamente. Pero no es tan sencillo aprender a formular una frase de forma correcta. Por lo que es normal que durante esta etapa el niño repita palabras o que formule oraciones incompletas. La cuestión es que, este tipo de actitudes que entran dentro de la normalidad, pueden ser una señal de que algo más puede estar ocurriendo.

¿Cómo saber si mi hijo es tartamudo?

En la mayoría de los casos, los problemas de fluidez verbal en los niños pequeños desaparece de forma natural y en pocos meses. Pero en otros casos, estos problemas se van extendiendo en el tiempo y además se van sumando otras complicaciones, lo que puede ser una señal clara de tartamudez.

A continuación encontrarás algunas reglas que pueden ayudarte a detectar la tartamudez en niños pequeños:

  • Repetición de sílabas o de algunos sonidos como “mamá un v-v-vaso”
  • El niño alarga los sonidos, al comienzo de una frase el niño prolonga la primera palabra, como en el caso ” aaaa mis amigos..”
  • Tiene que esforzarse para emitir los sonidos, el niño hace esfuerzo físico para sacar las palabras de su boca. Se bloquea cuando intenta decir algo y no puede emitir el sonido.
  • Realiza gestos cuando intenta hablar, como carraspear o parpadear de forma constante cuando intenta hablar.
  • Existen antecedentes en la familia de personas que padezcan de tartamudez.
  • El problema de la fluidez al hablar se extiende por más de 6 meses.
  • El niño se muestra reacio a hablar.

Por el contrario, existen otros comportamientos que son completamente normales a esta edad, como utilizar muletillas al hablar como “ehh”. Incluso cuando los niños están nerviosos y quieren explicar algo que no saben, suelen repetir palabras o frases.

Cuándo acudir al médico

Es importante que el pediatra valore la situación de forma temprana, de esta manera podrás ayudar a tu hijo a solucionar el problema si es que este existe. Los niños que reciben tratamiento antes de cumplir los 7 años, tienen muchas más probabilidades de corregir este problema. Por el contrario, una vez pasada esa edad es muy complicado que la tartamudez pueda corregirse completamente.

El tratamiento con un logopeda especializado, ayudará a tu hijo a adquirir habilidades para desarrollar su capacidad del lenguaje. La terapia especializada puede ayudar al niño a emitir las palabras de una forma más sencilla. Y así también se consigue reducir la tensión que este trastorno puede causar en el niño.

Cómo ayudar al niño desde casa

Estos consejos son válidos tanto para los niños que tienen tartamudez como para los que no la tienen. Corregir la forma de hablar que se tiene en casa, puede ayudar significativamente a los niños a mejorar su expresión oral.

  • Hablar de una forma más calmada y pronunciando muy bien cada palabra. Los padres deben enseñar a los niños a través de su ejemplo, procura utilizar bien todas las palabras, hacer pausas entre las frases etc.
  • Se paciente con tu hijo y no aumentes la presión que ya puede estar sintiendo. Evita presionarle cuando está hablando para que termine la frase y procura no terminar las palabras por el. Muéstrate paciente y permite que termine de hablar.
  • Busca la ayuda de un profesional, a ningún padre le gusta que su hijo tenga que pasar por distintas terapias, pero en este tipo de situaciones, es posible reconducir la situación y mejorar las habilidades sociales del niño. Cuanto antes se comience con el tratamiento, menores serán las consecuencias y los trastornos derivados que pueda causar en el pequeño.


Categorías

Aprendizaje, Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.