Libros y bebés

Puede que Cervantes y Shakespeare no murieran el mismo día por el desfase temporal entre sus calendarios, pero ambos murieron el 23 de abril de 1616. Por ese motivo hoy se celebra del Día Internacional del Libro. Y porque es 23 de abril quiero hablaros de la magia de la relación entre los bebés y los libros.

Es maravilloso leer a los bebés –ya escribí sobre ello; especialmente hablé de la poesía–, pero hay mucho más detrás de un libro. Además de la voz de mamá o papá, la manipulación en sí misma ya es una tarea fascinante, la visualización de imágenes, la adquisición de las primeras palabras, la crianza y educación en valores, etc. ¿Cuánto puede aprender el bebé de un libro? ¡El mundo entero!

La voz como canto

Un libro es una puerta al universo de la imaginación: a través de un libro, como instrumento, se puede contar, cantar, dramatizar, recitar, crear nuevas historias a partir de la narración… Y la voz que narra todas esas imágenes es un regalo para el bebé. Mediante la voz, se fomenta el vínculo. Juanma Morillo, musicoterapeuta, nos habló de ello.

Cuando abrimos un libro junto a nuestros bebés, los arropamos en brazos, respirando al unísono, y le ponemos voz a las grafías y las ilustraciones, la historia llega al corazón, a través del regalo de la voz. Una voz que posee múltiples posibilidades de entonación, modulación… explóralas, juega con ella, invita a jugar al bebé; seguro que lo hará, y le encantará.

Del canto a las palabras

Y desde del juego de la voz de mamá o papá, hasta la voz del bebé. El bebé adora imitarnos, y es bastante probable que juegue con su voz imitando los sonidos que le proponemos. Al principio hará mil sonidos diferentes, imitará nuestras entonaciones, y llegará a las onomatopeyas, tan sencillas y las que tanto adoran los bebés. Y después, llegarán las palabras. Construirá palabras, que puede que tengan o no significado en nuestra lengua, pero lo tendrán en vuestra lengua.

Un libro es un soporte lleno de imágenes a las que ponerles nombres, y el bebé se muere por repetir y aprender esos nombres. A través del libro, por tanto, estamos fomentando el desarrollo del lenguaje del bebé.

Las manos

Toca los libros, y permite que el bebé los toque siempre que quiera. No en vano los primeros libros para bebés suelen contener texturas diferentes. Hay tanto por explorar. Enseguida él mismo decidirá cuál quiere leer, lo cogerá. La biblioteca siempre es maravillosa: con un solo carné, tendrá acceso a cientos de libros. Ah, y la simple acción de pasar las páginas, ya contribuye al trabajo de la psicomotricidad fina.

Educar en valores

Los libros dicen, muchísimo. Están cargados de contenido. Hay un libro para cada etapa en la vida de tu bebé. Ponle imágenes y palabras a sus emociones, a su curiosidad… a sus valores. Educar a través de los libros es educar en valores.

Elige los libros, que digan lo que dice tu crianza. No se me ocurre mejor manera de trasmitirle mensajes directos y claros para afianzar las acciones cotidianas sobre los valores en los que basas vuestras vidas.

Hábito lector

Por último, cada vez que abrís un libro, sin querer o queriéndolo mucho, contribuyes a desarrollar su curiosidad y amor por los libros, por la lectura. Es bastante probable que conforme vaya creciendo, sus ganas de seguir abriendo libros continúe intacta, a pesar del impacto de las nuevas tecnologías.

Porque abrir un libro siempre estará asociado a la voz de mamá, su abrazo, las canciones o el momento antes de dormir, es decir, porque leer contiene momentos compartidos y emociones. Y, al leerle, al compartir el libro con el bebé, estás atribuyéndole al libro ese poder del tiempo juntos y las emociones compartidas.

En conclusión, compartid muchos libros juntos, con abrazos, hay un universo de posibilidades en ellos, cada momento contiene un universo diferente. ¡Felices libros juntos!

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

El bebé, Varios

Mamá de Pedro, filóloga y actriz. La maternidad me hace feliz. Crío con amor, todo el tiempo, con la magia de la lactancia materna, el jazz y la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.