Los nutrientes necesarios para que tu bebé esté saludable

El buen desarrollo y crecimiento de los niños, está fuertemente unido a una buena nutrición. Cada alimento o grupos de alimentos, se encargan de cubrir las necesidades esenciales de los niños. Por lo que, es fundamental que la alimentación de los niños sea equilibrada y variada. De esta forma, además de ayudar a tu hijo a crecer saludablemente, estarás fortaleciendo su sistema inmune para prevenirlo de enfermedades.

A pesar de ser conscientes de que la alimentación de los niños debe ser variada y equilibrada, con alimentos de todos los grupos, es muy frecuente tener dudas en cuanto a qué alimentos contienen uno u otro nutriente. Como consecuencia, es posible que la dieta de los niños no esté cubierta de forma correcta. Por este motivo, vamos a ver cuáles son los nutrientes esenciales y qué alimentos son los que los contienen.

Comenzamos esta lista con el nutriente más importante para los niños y muy especialmente para los bebés, las proteínas.

Las proteínas

Las proteínas son imprescindibles para la vida, ya que son el elemento fundamental que hace que las células trabajen correctamente. Entre otras muchas funciones, las proteínas son las responsables de crear anticuerpos. Estos, son necesarios para que el organismo esté protegido ante posibles infecciones.

En el caso de los bebés y niños más pequeños, las proteínas son aún mucho más necesarias. El organismo utiliza las proteínas para generar los tejidos y la masa muscular que los niños necesitan para crecer fuertes y sanos. Por otra parte, las proteínas contienen aminoácidos, unas sustancias muy importantes para la mayoría de los procesos biológicos.

Las proteínas se obtienen de los siguientes alimentos:

  • Proteínas de origen animal. Carnes como la ternera, el cerdo, el cordero, el pollo, el pavo etc. También están presentes en los huevos, los pescados y los mariscos. A pesar de estar también en los embutidos, estos son menos saludables por su alto contenido en grasas.
  • Proteínas de origen vegetal. Están en las legumbres como las lentejas, los garbanzos, las judías o la soja y también en los frutos secos.

Los carbohidratos

Los hidratos de carbono son los encargados de generar energía, por lo que deben estar presentes en las diversas comidas a lo largo del día, especialmente en el desayuno. Cuando están en el interior del cuerpo, los carbohidratos se convierten en glucosa, un azúcar necesario para la mayoría de las células. Existen dos tipos de carbohidratos:

  • Los hidratos de carbono complejos. Son los más saludables y están presentes en los cereales como el trigo, el arroz, el centeno o el maíz y en la patata. Por lo que debes incluir en la dieta de los niños alimentos que los contengan, como el pan.
  • Los hidratos de carbono simples. Los menos saludables como el azúcar, sacarosa y todos los productos que lo incluyen como la bollería o los dulces.

Las vitaminas

Cada vitamina tiene una función esencial en el buen funcionamiento del organismo, por lo que son necesarias para el desarrollo y para que las células y los órganos puedan realizar sus funciones.

  • Vitamina A. Fundamental para el crecimiento y la visión, está presente en la leche, carne, yema de huevo, en las verduras de hoja verde. También en las frutas y verduras de color amarillo y naranja como el albaricoque, el pimiento amarillo, la calabaza o la zanahoria.
  • Las vitaminas del grupo B. Son esenciales para el metabolismo, las contienen las frutas, los vegetales, los cereales y la carne.
  • La vitamina C. Quizá la más conocida, se encuentra en casi todas las frutas frescas y en las verduras de hoja verde.
  • La vitamina D. Fundamental para que el calcio se fije a los huesos. Se puede obtener de los rayos del sol principalmente, pero también en los pescados más grasos o el huevo.
  • Vitamina E. Necesaria por su poder antioxidante, se obtiene del aceite de oliva y de los frutos secos esencialmente.
  • Vitamina K. Fundamental para los procesos de la sangre en el organismo. Está presente en las verduras de hoja verde, los lácteos y la carne.

Los minerales

Los más importantes para los niños en etapa de crecimiento son el yodo, el zinc, el calcio y el hierro. Se obtienen de los siguientes alimentos.

  • El calcio. Se obtiene en su mayor parte de la leche y sus derivados, aunque también está presente en los mariscos y en verduras como los guisantes, la espinaca, la soja o la semilla de sésamo.
  • El hierro. En las legumbres, la yema del huevo, el hígado, las frutas y los frutos secos.
  • El yodo. Presente en los alimentos procedentes del mar como pescados, mariscos y algas.

Sé el primero en comentar