Mitos y verdades de la lactancia materna

mitos de lactancia

La lactancia materna es tan antigua como el ser humano, quizá por ello todos nos sentimos capacitados para opinar sobre el tema y damos por hecho ciertas afirmaciones que con el tiempo se han convertido en auténticos mitos.

Cuando estás dando el pecho a tu bebé siempre hay personas a tu alrededor dispuestas a darte su opinión o a hacer ver que sus experiencias o consejos pasados de generación en generación son auténticas verdades que todas debemos seguir. Si sigues leyendo vamos a intentar desmontar algunos de esos mitos.

sorpresa

Índice

Sobre el tamaño del pecho

Si tienes el pecho pequeño no tendrás leche

Para nada, la parte de la mama que fabrica leche es la zona glandular y lo que hace que la mama tenga mayor o menor tamaño es la cantidad de grasa que la rodea. La zona glandular no se desarrolla hasta el embarazo, así que tener poco pecho nada tiene que ver con tener o no leche para nuestro bebé.

Si no te crece el pecho en el embarazo es que no tendrás leche

En el embarazo la mama sufre muchos cambios para poder cumplir su misión y fabricar después leche para nuestro niño. Hay mujeres que notan grandes cambios desde el principio, pero hay otras muchas que durante el embarazo apenas notan nada, cuando nace el bebé y comienza a succionar es cuando notaremos cambios importantes en las mamas.

Si te has operado el pecho no podrás dar lactancia materna

En la mayoría de los casos le podrás dar el pecho con normalidad. Si te has hecho un aumento de pecho con el implante de una prótesis lo mas probable es que no tengas ningún problema para dar de mamar a tu niño, si lo que te hiciste fue una reducción de mama dependerá del tipo de incisión que te hiciesen, si no te seccionaron los conductos galactóforos que llegan al pezón podrás lactar sin problemas. En cualquier caso, lleva el informe de la intervención a tu obstetra, para que valore el tipo de intervención y la incisión que te realizaron.

Sobre la calidad de tu leche

Los primeros días no tienes leche y hay que dar biberón al bebé

Claro que tienes leche. Desde mucho antes de que nazca el bebé fabricas un tipo de leche llamada calostro, fundamental para los primeros días de nuestro bebé. Salvo las escasas ocasiones en que el bebé tenga algún problema y el pediatra considere que necesita alguna ayuda, con el calostro es mas que suficiente.

Puedes tener leche de baja calidad

Ninguna madre tiene leche de poca cantidad, no dejes que te convenzan de lo contrario, tu leche tiene la composición adecuada en cada momento para tu bebé, cambiará según el bebé se haga mayor y tenga otras necesidades.

La madre debe comer mas cantidad, sobre todo de lácteos para fabricar leche de buena calidad

Nuestra alimentación debe ser sana y equilibrada siempre, aunque es cierto que los expertos recomiendan que se aumente ligeramente la cantidad de calorías que toma la madre durante la lactancia, pero, eso sí, a costa de tomar mas frutas y verduras. También es importante mantenernos bien hidratadas, para mantener nuestras funciones vitales y nuestro cuerpo sano. Pero para que la composición de la leche se vea afectada la madre tiene que tener carencias alimenticias o un estado de desnutrición muy importantes.

llanto

Mi leche no le sacia y llora mucho por hambre.

Posiblemente el problema está, mas que en la calidad de la leche, en la forma de ofrecerle las tomas. Pon al bebé siempre que te lo pida e insiste en que vacíe bien, al menos, un pecho. Ten paciencia y ya verás como en unos días todo se normaliza.

Si tomas alimentos que producen gases se los pasarás al bebé

En ningún caso pasarás los gases a tu bebé. Los gases se producen durante la digestión de los alimentos en el intestino, al fermentar éstos. La leche materna le pasa al bebé los nutrientes. De manera que comas lo que comas no será lo que produzca los gases del bebé.

Ni madre ni mi abuela tuvieron leche, así que yo tampoco la tendré

Tener o no leche no es una cuestión hereditaria. Existen muy pocos casos reales de “hipogalactia” (baja producción de leche) y suelen estar provocados por problemas médicos o por ciertos tratamientos crónicos, lo mas probable es que la baja producción de leche se deba a ciertas costumbres (horarios rígidos, tiempo de toma limitado…) que se recomendaban anteriormente y que no favorecían nada la lactancia.

Sobre el horario de las tomas

bebe durmiendo

Los bebés tienen que comer cada tres horas nunca hay que darlos antes.

Un recién nacido debe hacer entre 8 y 12 tomas al día. Si pide de comer hay que darle, sobre todo las primeras semanas en que la capacidad del estómago del bebé es muy pequeña y necesita que le aportemos pequeñas cantidades de alimento muchas veces al día. Según va pasando el tiempo el bebé deja de necesitar hacer tantas tomas y solo pide cuando tiene hambre, alargando los tiempos entre toma y toma.

No hay que despertar al bebé para que coma, alimenta mas dormir que comer

Los bebés necesitan dormir, pero las calorías y los nutrientes necesarios se los da comer. Cuando el bebé es mas mayor y tiene una buena ganancia de peso, puede espaciar las tomas sin grandes problemas, pero un recién nacido no.

Las tomas duran 10 minutos de cada pecho y el bebé tiene que comer de los dos pechos en cada toma

Un error que se ha ido transmitiendo desde hace tiempo y que ha provocado no pocos abandonos de la lactancia. La composición de la leche materna cambia según pasa la toma, al principio, cuando el niño empieza a comer lo primero que sale del pecho es leche rica en agua y según come el bebé empieza a tener mas cantidad de grasa, por eso lo ideal es dejar que el bebé vacíe un pecho totalmente en cada toma, para que tome tanto la cantidad de grasa como la de agua que necesita. Cada niño come a un ritmo, de manera que si solo come 10 minutos puede que solo coma leche rica en agua, con poca cantidad de grasa y se quede con hambre…Darle 10 minutos de cada pecho no asegura que coma bien, debe vaciar un pecho en cada toma aunque después no quiera comer del otro.

en casa

Si le dejas todo el tiempo que quiera en el pecho te hará grietas

Los bebés recién nacidos tardan mucho tiempo en comer, la succión supone para ellos un ejercicio muy intenso y se agotan, así que necesitan descansar. Es normal que la toma dure cerca de una hora. No dejes que se duerma al pecho, entonces no comerá, pero tu sensación será que está al pecho constantemente y que come a todas horas. Si se duerme lo normal es que suelte el pezón.

El niño con lactancia materna no te dejará dormir por la noche.

Los bebés necesitan comer a menudo, tanto con lactancia materna como con biberón…Las hormonas de las que depende la lactancia materna aumentan con la oscuridad, de modo que sobre todo al principio, pedirán mas por la noche para estimular una buena producción, después irá espaciando las tomas nocturnas. Cuando el bebé toma biberón seguirá necesitando comer de día y de noche con la misma frecuencia.

Sobre la cantidad que come el bebé

Para saber la cantidad de leche que produces debes extraerla con un sacaleches y medir el resultado

Nadie extrae mejor la leche que tu bebé. Con un sacaleches nunca vaciarás correctamente el pecho, además de que el estímulo que produce el sacaleches no es, ni de lejos, tan eficaz como el bebé. De manera que nunca conseguirás con un sacaleches conocer la cantidad exacta que come tu bebé.

 Para saber lo que el bebé come debemos pesarle antes y después de la toma

¿Te imaginas que te pesases antes y después de comer para saber cuánta cantidad de cocido, ensalada o estofado has comido? Pues lo mismo tu bebé. La “doble pesada” es una práctica anticuada y totalmente desaconsejada por los expertos.

Es necesario dar al bebé otros líquidos, como agua, infusiones o zumos durante la lactancia

Con la leche de madre el bebé no necesita nada mas…Si tiene sed te pedirá mamar, pero no vaciará el pecho, solo succionará la primera parte de la toma, cuando la leche tiene mayor cantidad de agua y después volverá a hacer sus tomas normales.

tranquilidad

Sobre la recuperación de la madre

Cuando te quedas embarazada de nuevo tienes que dejar la lactancia

Para nada se recomienda dejar la lactancia materna si hay un nuevo embarazo. No vas a tener ningún problema por mantenerla. Solo en casos de amenaza de parto prematuro muy precoz pueden aconsejarte destetar al hermano mayor. Cuando nace el bebé tendremos que darle prioridad en las tomas. Y cuando tengas mucha ingurgitación o alguna zona de difícil vaciado poner al hermano mayor te soluciona el problema de forma inmediata.

Durante el periodo de lactancia no te puedes quedar embarazada

Es cierto que con lactancia materna exclusiva y los primeros meses de postparto normalmente no suele haber ovulación, pero esto no es totalmente fiable y en muchos casos, la mamá ovula, de manera que no es un buen método anticonceptivo.

Cuando la madre está enferma o tiene fiebre debe dejar la lactancia

Nada mas lejos de la realidad, salvo enfermedades muy concretas la lactancia nunca se debe interrumpir. En caso de necesitar algún tratamiento siempre se puede elegir alguno compatible con la lactancia.

Durante el periodo de lactancia las relaciones sexuales no son satisfactorias ni recomendables

El postparto es una época difícil, cuesta trabajo normalizar las relaciones sexuales, tenemos molestias, miedo y mucho cansancio. La hormonas de la lactancia pueden provocar cierta inhibición del deseo sexual que, junto con la sequedad vaginal que sigue al embarazo, puede hacer que al principio, las relaciones sexuales no sean del todo satisfactorias, pero es algo transitorio, poco a poco irás volviendo a la normalidad.


2 comentarios

  1.   foam products dijo

    muy buena información! gracias por el post!!

    1.    Nati Garcia dijo

      Gracias a vosotros!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *