Lactancia en tándem: tú decides

Lactancia en tandem3

Sobre lactancia en tándem, y otras cuestiones relacionadas con la lactancia materna, ofrece respuestas la aplicación LactApp que ya hemos presentado en Madres Hoy; es un tema que merece ampliación, aunque sólo sea por visibilizar a esas mamás que amamantan a dos hijos (o más) de diferentes edades. Cuando hablamos de esta lactancia nos referimos a esas ocasiones en las que el niño mayor no ha sido destetado durante el embarazo, y comparte la leche de mamá con el bebé cuando este nace.

Yo he sido una de esas mamás, y aunque mi experiencia no fue tan bonita como otras que leía en los foros de lactancia o crianza (en aquella época Facebook apenas despuntaba, y twitter sencillamente era inexistente), valió la pena no haber obligado al mayor (que solo tenía 18 meses cuando me volví a quedar embarazada) a renunciar a la teta. En las fotos aparezco con ropa e ir por casa, despeinada, y sin apenas poder moverme con dos criaturas a brazos; quizás sí que lo volvería a hacer, pero lo haría mejor, por eso he recogido la siguiente información que te puede servir.

La lactancia materna está rodeada de mitos: que si se te acaba la leche, que si no alimenta a partir de una edad (ya os ampliaremos en otra ocasión), que si el hermano le va a “robar” al bebé la leche que tanto necesitas, que si ‘no des teta estando embarazada: mi vecina ha dicho que podrías abortar’; por eso siempre debes intentar buscar fuentes fiables.

Lactancia en tandem

Lactancia en tándem: ¿y qué es eso?

Es una situación totalmente impredecible, y es muy difícil saber cómo te irá por muchas experiencias que hayas leído: yo miraba fotos de niños mamando a la vez y cogiéndose la manita uno al otro, a mí eso no me pasó, es más, calificaría también de mito eso de que ‘no habrán celos si toman pecho a la vez’. Si se toma la decisión y se tiene ayuda no tienen por qué surgir dificultades, pero ¡mucho cuidado con amamantar también al mayor ‘sin amor’ o mirándole ‘como una molestia’ porque prefieres dedicar más tiempo al pequeñín. Dar el pecho es un acto natural, pero hay veces en las que las mamás debemos hacer introspección, sincerarnos con lo que sentimos y actuar en consecuencia.

Supongo que es más frecuente cuando los peques se llevan muy poquito tiempo (18 meses, 2, 3, 4 años… eso es poco tiempo de diferencia para criar – según se mire, claro -) y seguramente el mayor aún no haya recibido el suficiente maternaje para sentirse seguro. Por eso tiene sentido este tipo de lactancia.

Antes de empezar a describir las ventajas y desventajas, antes de darte algunos consejos útiles, me gustaría apuntar algo: ¿a que has leído que el hijo mayor suele volver a realizar tomas a demanda una vez nace el bebé? Pues es cierto: los dos a la vez tantas veces al día como haga falta, en un pecho la succión de un niño de 2 años experimentado, en el otro un pequeñín que acaba de llegar a la vida y se agarra tranquilamente al pezón cada vez que tiene hambre. Es intenso y agotador, pero de alguna forma también es maravilloso.

Ventajas e inconvenientes

Tras el parto el bebé se beneficiará del calostro, pero la subida de la leche se producirá antes, porque (aunque se de preferencia al pequeño, el grande sigue succionando y estimula la producción). Por el mismo motivo se evitan las ingurgitaciones. Los desajustes o cambios emocionales en el hermano mayor se pueden minimizar: la madre no le niega el contacto con su cuerpo, ni deja de protegerle con las propiedades inmunológicas de la leche materna. Los bebés suelen aumentar más pronto de peso, y no suelen producirse crisis de crecimiento (siempre hay más leche que necesidad).

Como he dicho, para mí no es cierto al 100 % que desaparezcan los celos, pero mamar desestresa, y puede que minimice el impacto de recibir al nuevo miembro de la familia… alguien que también va a atraer la atención de mamá y papá

En cuanto a los inconvenientes: no los magnifiques, pero es importante conocerlos. Puede que te abrumes, puede que tengas sentimientos negativos respecto al mayor, puede que te agobies… recuerda que es muy importante contar con apoyo y ayuda doméstica, el papá u otros familiares deberían hacerse cargo de las comidas, la ropa y la limpieza. Conforme pase el tiempo al mayor – y a ti – le vendrá muy bien salir al parque y a pasear, aunque tenga corta edad y prefiera estar la mayor parte del tiempo con mamá. Por otra parte, el calostro tiene efecto laxante, por eso tu primogénito puede que haga cacas blandas.

Lactancia en tandem: tu decides

Lactancia en tándem: más cosas que te interesa saber

¡Claro que puedes amamantar durante el embarazo!

Como he señalado, no es obligado destetar al mayor si te quedas embarazada y aún mama: a tu nuevo bebé no le va a pasar nada, es totalmente seguro. Quizás escuches decir que existe riesgo de interrupción del embarazo, o que la madre se desgasta demasiado, pero nada de esto es cierto. Existen muchos miedos en torno a los procesos de embarazo, parto, lactancia y crianza que debemos desterrar, para que cada mujer con la información adecuada tome la mejor decisión.

Las contracciones uterinas que algunas mamás sienten, se acaban cuando el niño o la niña acaba de mamar. Son debidas a la oxitocina, la llamada hormona del amor, que no sólo está implicada en la lactancia, sino también en el trabajo de parto, o durante los orgasmos. Ahora bien: si sufres una amenaza de aborto o parto prematuro, el ginecólogo debe valorar la situación, pero se trata de una situación excepcional.

Aproximadamente 60 de cada 100 peques que se alimentan con leche materna al quedar la madre embarazada de nuevo se destetan; me parece lógico puesto que desde que la mujer ha concebido experimenta cambios y puede consciente o inconscientemente desear el destete, puede también que sea la niña o el niño quien al notar cambios rechacen la teta. Entre los cambios se encuentra un cambio en el sabor, pero esto ocurre cuando han pasado algunos meses; también mayor sensibilidad en los pezones.

Tras el nacimiento el bebé tiene prioridad.

Su hermano ya se benefició del calostro cuando nació, es ahora su turno: esto no hace falta que nadie te lo asegure, pues seguro que instintivamente lo haces así

Pero esto puede ser así mientras produces calostro, los primeros días; después puedes dejar que ambos mamen a demanda o poner límites al mayor (solo después de comer y antes de dormir, etc). Todo depende de su edad, de lo cómoda que te sientas, y de si eres capaz de dar de mamar sin sentimiento de rechazo, en cuyo caso el niño lo percibiría porque tu cuerpo lo transmite.

¿Hago caso de lo que me cuentan?

Puede que te encuentres a alguien a quien le encanten los mitos y las leyendas, pues bien, no están basados en ninguna evidencia:

  • El hermano mayor no le quita la leche al pequeño: hay leche para todos. Los pechos son una fábrica y no un almacén, ¿recuerdas?
  • No vas a sufrir desnutrición por amamantar a dos a la vez: come sano y variado, y bebe sobre todo agua que te hidrata y te ayuda a sentirte mejor.
  • Al bebé que aún no ha nacido no le va a pasar nada por el hecho de que tu otro hijo aún mame, y sin que exista algún problema.
  • Las enfermedades que contraiga el hijo grande no van afectar al otro: y si lo hacen será para regalarle defensas.

Lactancia en tandem2

Para finalizar y en cuanto a las posturas: puedes adoptar las de doble rugby, cruzada, acostada de lado con el bebé en la parte del colchón y sujetándolo, también de espaldas y con almohadas para que tus hijos se apoyen.

Espero que te haya gustado, y sobre todo que pueda ser útil. Realmente si existe un respeto por las necesidades de los niños según sus edades, y la madre se cuida y se “atiende”, es posible tanto el amamantamiento múltiple (gemelos / mellizos, trillizos) como la lactancia en tándem.

Imágenes — Francisco José Galán Leiva, Francisco José Galán Leiva, Isabel García Domeño, Mothering Touchhref.


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario