¿Por qué mi hijo adolescente no se quiere bañar?

¿Por qué mi hijo adolescente no se quiere bañar?

Puede parecer algo anecdótico, pero muchos padres ven en su hijo adolescente el problema de que no se quiere bañar. Ocurre principalmente en la etapa desde los 11 a 13 años de edad,  cuando están pasando por esa fase. Probablemente evitan el aseo por diversas razones, aunque podemos buscar algunas formas para que puedan llegar a entender que hay que seguir una higiene personal.

Podemos entender que nuestros hijos antes de la pubertad tenían otra forma de encargarse de su aseo, ya que sin querer estaban mucho más atendidos por parte de los padres a realizar este tipo de labores. Pero, ¿qué ocurre ahora?

¿Por qué mi hijo adolescente no se quiere bañar?

Sabemos que nuestro hijo o hija está pasando por esa fase de cambio, la adolescencia. Comienzan a experimentar su cambio físico a su manera, las niñas comienzan con su menstruación y los hombres con su cambio de voz. Estos cambios hacen que manifieste más la timidez y como consecuencia aparece en algunos casos la rebeldía. Si nosotros les ofrecemos que deberían bañarse su forma de desafiarnos podría ser con un “no”.

Busca los motivos por los que tu hijo adolescente no se quiera bañar. Nadie mejor que el propio progenitor para descubrir los motivos, ¿crees que podría ser una llamada de atención? Algunos adolescentes saben que necesitan quitar ese mal olor y suciedad en su cuerpo, y tan solo están esperando a que se los tome en cuenta, que les den ese toque de atención.

¿Por qué mi hijo adolescente no se quiere bañar?

Demasiadas distracciones

En la entrada de la adolescencia se pueden crear demasiadas tareas y responsabilidades que crean una etapa de mucha ocupación mental: las tareas de la escuela, los compromisos con sus amistades, las responsabilidades en el hogar… todo ello hace que la higiene sea lo último en lo que tienen que pensar y se dejen muchas de las tareas para el siguiente día.

Vigila su salud mental

Esto se puede convertir en algo más serio que las distracciones. En esta difícil etapa puede que estén pasando por un estado depresivo debido a todo lo que engloba su entorno. Si hay indicios de que puede ser esta la consecuencia, intenta hacer hincapié si le preocupa sus cambios físicos, la escuela, sus amistades o todo en general.

Puede derivar a que no tenga deseo en cuidar su cuerpo, no tiene interés por la ropa ni cambiarse diariamente con ropa limpia, descuida su pelo y aspecto, no quiere bañarse, tampoco da importancia a cosas cotidianas, duerme mal. Todo es sinónimo de estar pasando por un momento de baja autoestima y hay que estar atentos de descubrir si está bien su salud mental.

Conversa con tu hijo sobre su higiene

Siempre se ha reseñado que el cariño y el afecto que puedes transmitir a tu hijo es la primera medida para poder establecer una conversación con las mejores medidas. Habla con tu hijo y habla de los cambios que se ha producido en su pubertad, ahora existe más vello corporal y aumenta la transpiración o el sudor. Como consecuencia hay que animarlo a que tenga un buen aseo diario para que se sienta mucho mejor de cara a los demás.

¿Por qué mi hijo adolescente no se quiere bañar?

Los padres deben de replicar con el ejemplo y tienen que mostrar también sus buenos hábitos de higiene. Se puede animar a que se bañe con referencias positivas, puedes comentar que la ducha o el baño ayuda a sentirnos frescos después de su uso, que relaja y crea la satisfacción de sentirnos limpios y bellos. Es sinónimo de hacer que nos veamos bien y que nos suba la autoestima.

Replica su higiene diaria como una tarea más, convéncele que antes de la cena o de su momento de ocio con el móvil o tecnología, tiene que pegarse un baño, quizás sea la forma para que aumente más su motivación.

Todavía puedes recalcar mucho más su motivación. Tanto a los chicos como a las chicas les gusta probar cosas nuevas. Puedes presentarte con productos nuevos del baño, con productos que antes no se utilizaban y que gustan, o con perfumes exóticos que atraen su atención. Cualquier consejo se puede convertir en un ritual para formalizar sus buenos hábitos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.