Principales trastornos alimenticios en la adolescencia y sus indicios

Los trastornos de la alimentación están a la orden del día. Vivimos en una sociedad obsesionada por la imagen, capaz de llegar a los extremos con tal de tener una buena apariencia. El problema comienza cuando por gustar a los demás te olvidas de algo tan propio y necesario como la salud personal.

Los padres nos preocupamos desde la más tierna infancia de la alimentación de nuestros hijos. Queremos que coman bien; buenas cantidades y muy variado. Pero a medida que van creciendo y pasan de ser niños a adolescentes, su mentalidad cambia, y con ella pueden cambiar los hábitos alimenticios que tanto habíamos trabajado con ellos. Por eso es importante que estemos pendientes de las variaciones que podamos ver en torno al comportamiento de nuestros hijos adolescentes con la comida.

Principales trastornos

Bulimia

Sufrido más por mujeres que por hombres, este trastorno lleva a la persona que lo sufre a ingerir “grandes” cantidades de comida. Esto le genera un sentimiento de culpa que le lleva a provocarse el vómito para librarse de la comida, la cual temen por su miedo a engordar. Muchas veces va acompañado de otro trastorno alimenticio conocido como anorexia.

Indicios

Una de las cosas más importantes, y que muchas veces nos ahorraría tiempo, es el de escuchar a nuestros hijos. Los interrogatorios no funcionan con los adolescentes; deja que hable y se exprese para que coja la confianza necesaria para hablar de su problema.

La bulimia es un secreto tan bien guardado que hasta que la persona no sufre daños, como deshidratación o anemia por los continuados vómitos, no se tiene ni la más mínima sospecha. Incluso hasta que no se le pilla vomitando, no nos damos cuenta. Algo que tiene en común en todas las personas este trastorno:

  • Esconder comida.
  • Evitar comer acompañado.
  • Beber mucha agua entre bocado y bocado.
  • Acudir al baño al finalizar la comida.
  • Tomar laxantes.
  • Ayuno total o parcial.
  • Práctica excesiva de ejercicio físico.
  • Ansiedad y depresión.

Si sospechamos que nuestros hijos pueden estar pasando por algo así, debemos hablarles con calma. No os hagáis víctimas de su problema ya que bastante mal se sentirán emocionalmente. Ofreced ayuda profesional y tratad de evitar que se quede solo tras las comidas. Un cuerpo y una mente bien alimentadas funcionaran mejor y verán las cosas con más claridad.

Anorexia

Ni todos los anoréxicos son bulímicos ni todos los bulímicos son anoréxicos. La anorexia tampoco se da solamente en personas con un peso inferior a lo saludable por su estatura y corpulencia. Muchas personas que sufren de anorexia tienen un peso normal (que poco a poco irá disminuyendo a causa del ayuno prolongado).

Con este trastorno la obsesión por la delgadez es extrema. Esto es lo que les lleva a enfermarse. En nuestra actual sociedad es una enfermedad cada vez más extendida entre adultos, y no solo mujeres, cada vez más hombres la están padeciendo. La baja autoestima, los cánones de belleza irreales y el estrés de una vida idealizada pueden ser factores que acentúen la posibilidad de padecer anorexia nerviosa.

Muchos adolescentes que la sufren padecen de una depresión muy grave pero que ocultan tras falsas apariencias. Las personas que sufren de anorexia se esfuerzan en esconder su trastorno ya que el temor por engordar si se recuperan es mayor que el interés por la propia salud.

Indicios

  • Delgadez extrema (no todas las personas con bajopeso sufren anorexia).
  • Imagen irreal sobre uno mismo. Verse gordo a pesar de estar en su peso o por debajo de él.
  • Miedo a subir de peso.
  • Obsesión por las calorías y por la comida en general.
  • Hacer ejercicio de alta intensidad.
  • Consumo de pastillas diuréticas, laxativas o adelgazantes.
  • Amenorrea en las jóvenes.
  • Ayuno.
  • Depresión y tristeza.

En la mayoría de los casos la anorexia va acompañada de bulimia. El sentimiento de culpabilidad y el miedo impiden que sean capaces de retener en su cuerpo el alimento que hayan ingerido. Si sospechas que tu hijo está sufriendo de anorexia nerviosa, al igual que con la bulimia, debes de hablar con él o ella sobre el tema. Trata de no hacerle sentir culpable con tus palabras; ellos están sufriendo más que tú con esto.

Si el trastorno está muy metido en la mente lo ideal sería acudir a algún tipo de terapia. La mayor parte de los centros especializados en trastornos alimenticios son privados y en muchos hospitales aún mezclan a personas con trastornos alimenticios con otras que tienen otros tipos de trastornos mentales, por lo que si necesitáis acudir a algún centro de estos, informaros bien antes de nada.

Este trastorno no se cura haciendo engordar a la persona; hay que indagar profundamente para curar su autoestima y sacarle de esa profunda depresión que le ha llevado a autodestruirse.

Trastorno de los atracones

Este trastorno alimenticio se basa en el consumo excesivo de comida un par de veces a la semana pero sin provocar vómitos como en el caso de la bulimia. Las personas que sufren de atracones son, en la mayoría de las ocasiones, personas con obesidad o sobrepeso que fracasan en sus dietas. Sufren de mucha ansiedad y eso es lo que les lleva a fracasar en sus dietas y a comer compulsivamente.

Las dietas no deberían de ser una regla para adelgazar. Lo más importante para bajar de peso es llevar unos hábitos alimenticios correctos. Los adolescentes que sufren de atracones suelen recaer en momentos de estrés en los estudios, aunque también un mal ambiente familiar o una depresión con periodos de ansiedad puede hacer que se atraquen.

Indicios

  • Comer solo.
  • Hacer las principales comidas normalmente y después atracarse.
  • Ocultar comida en casa.
  • Sentir más ansiedad después de comer por el sentimiento de culpabilidad y vergüenza.
  • Ingerir comida hasta sentirse mal.
  • Comer sin hambre.

Comer hasta hartarse, aunque sea puntualmente, puede tener graves consecuencias a nivel digestivo. En los momentos de los atracones el estomago está sometido a altas presiones por las grandes cantidades de comida que en él se están depositando. A pesar de tener una gran capacidad, sus paredes pueden llegar a ser dañadas lo que puede derivar en úlceras, peritonitis y finalmente la muerte.

Aunque parezca un trastorno alimenticio leve debido a que no hay vómitos ni ayuno y la persona no pasa hambre porque además, tiene sobrepeso, es un trastorno que ha de ser tratado y controlado. La ansiedad debería de ser tratada desde la raíz con remedios naturales o tratamiento profesional.

Si sospechas que tu hijo puede estar sufriendo atracones de comida, lo primero es no ofenderle acerca de su ganancia de peso. En algunas provincias hay terapias para comedores compulsivos. Tu hijo puede llevar un control de los momentos en los que ha recaída, anotando qué sentía en ese momento y qué pensamiento le llevo a atracarse.

Los atracones pueden tener origen en la infancia. Dar comida como premio es una de las cosas que hacen que relacionemos la comida con algo placentero, por lo que a ella acudiremos cuando peor nos sintamos. La publicidad en la televisión además juega con falsa felicidad escondida en forma de dulces.

Otros trastornos de la alimentación

Vigorexía

Obsesión por tener un cuerpo musculoso. Este trastorno está acompañado de una alimentación estricta y de una imagen irreal de quien lo padece consigo mismo. Son personas que se ven débiles y enclenques a pesar de tener un físico musculoso.

Ortorexia

La persona que lo padece tiene obsesión por comer sano y llevar una buena alimentación, evitando en su dieta grasas y alimentos que contienen proteínas y vitaminas necesarias para el organismo.

Perarexia

Obsesión por las calorías de los alimentos. Piensan que todo lo ingerido, incluso el agua, engorda.

Pica

Es un trastorno más habitual de lo que se cree en el que se comen sustancias sin ningún valor nutricional (o no comestibles) como la tiza, ceniza, arena…

Potomanía

Trastorno obsesivo con la cantidad de agua que se bebe al día. Es un trastorno peligroso porque puede alterar los valores de minerales en el organismo. Las personas que lo padecen pueden llegar a consumir al día unos 4 litros de agua, lo que les ayuda a tener sensación de plenitud y no comer. Acompañado en muchos casos de la anorexia nerviosa.

Sadorexia

Trastorno extremo de la alimentación donde la persona que padece anorexia y bulimia sufre también episodios de maltrato corporal por el pensamiento erróneo de que pasar dolor adelgaza.  Es más conocido como el trastorno de la dieta del dolor.

 

Síndrome del comedor nocturno

Acompañado de periodos de insomnio, con este trastorno se consumen gran parte de las calorías requeridas durante el día en la noche. Puede llevar a padecer sobrepeso y en casos más extremos, obesidad.

Drunkorexia

Trastorno que aparece en personas que consumen alcohol y suprimen las comidas principales para compensar las calorías de las bebidas que toman. Se está dando sobre todo en adolescentes que salen los fines de semana y consumen bebidas alcohólicas.

Pregorexia

Trastorno alimentición en el embarazo, parecido a la bulimia, en el que las mujeres embarazadas tienen miedo a engordar y por ello hacen dietas extremas o se producen el vómito.

Si se confirma que tu hijo está padeciendo algún tipo de trastorno alimenticio, consultad a vuestro médico de confianza. Cuidado con los accesos a internet; desgraciadamente hay páginas pro-anorexia y pro-bulimia que pueden motivarles a continuar con su enfermedad.


Categorías

Nutrición, Salud

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y no lo cambio por nada! Me gusta estar informada acerca de todos los temas actuales respecto a la crianza de nuestros pequeños y compartir lo que aprendo con todos vosotros. Creo firmemente en que los niños de hoy en día pueden cambiar el futuro de nuestra Tierra. Amante de la ciencia, de lo paranormal, de nuestro universo y enamorada de mi hija. Soy pequeña pero guerrera, así que ¡vamos al lío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.