¿Se puede usar el refuerzo negativo para la educación de los hijos?

Educar a un niño no es tarea sencilla y hay muchos caminos posibles por recorrer para lograr llegar a buen puerto. A veces hay más obstáculos, otras menos, lo importante es ir corrigiendo posibles errores y dar lo mejor de nosotros. Nada mejor que conocer lo que la psicología ha aportado en materia de educación pues entonces sabremos que opciones tenemos. ¿Se puede usar el refuerzo negativo para la educación de los hijos?

Las diferentes escuelas psicológicas tienen diferentes miradas sobre el refuerzo negativo en la educación de los niños. Conocer las diferentes aristas acerca del refuerzo negativo es importante para saber de qué hablamos y si coincide con nuestro estilo de ser y hacer en tanto padres.

¿Qué es el refuerzo negativo?

El refuerzo negativo nace de la psicología conductual, cuyo principal referente es Burrhus Skinner, quien a lo largo de la vida estudió el comportamiento en base a diferentes condicionamientos. Es decir, cómo la conducta puede cambiar de acuerdo a determinados condicionantes.

Skinner distinguió tres tipos de aprendizaje instrumental. Por un lado, el refuerzo positivo, es decir una conducta que es premiada, luego la omisión, una respuesta que se asocia con la ausencia de recompensa. Por último, está el refuerzo negativo, es decir el castigo. El castigo no es otra cosa que la aparición de un estímulo aversivo tras una determinada conducta. Entonces bien, hay refuerzos positivos y refuerzos negativos, dependiendo del tipo de comportamiento.

¿Se puede usar el refuerzo negativo para la educación de los hijos? Claro que sí, siempre que uno esté dispuesto a utilizar este tipo de educación que, para muchas corrientes, ha quedado obsoleta. Las corrientes más actuales insisten con el refuerzo positivo, considerando que la recompensa o la asociación entre una conducta y un premio o estímulo positivo son más efectivas a la hora de educar y fijar pautas. Ni hablar de que además instalan un clima de amor y contención que complementa la educación.

Refuerzo negativo bajo la lupa

El refuerzo negativo para la educación de los hijos está asociado a castigos y escenarios poco agradables mientras que el refuerzo positivo suma una atmósfera amorosa aunque no por eso menos estricta. Premiar a un niño con una felicitación o un comentario agradable frente a una buena actitud es de gran importancia para el desarrollo de un niño, para marcar sanos límites sin dañar la autoestima.

refuerzo negativo para la educación de los hijos 00

En el caso del refuerzo negativo con los niños, aparecen el clásico castigo, es decir la aparición de algo desagradable para el niño para marcarle un límite o enseñarle que ha hecho algo inadecuado. También como consecuencia de una mala acción o conducta. En este escenario, aparecen los regaños, las prohibiciones o los llamados «rincones de castigo».

El conductismo en educación infantil

¿Si dan buenos resultados? Dependerá del estilo de maternidad/paternidad que se desea ejercer. Hay padres que consideran que los niños sólo comprenden los límites frente a un refuerzo negativo mientras que otros consideran que los refuerzos positivos en educación infantil son más efectivos. La principal razón es porque al ser premiados con elogios y demás cuestiones, los niños tienden a repetir la acción por la que han sido reconocidos. En el caso del refuerzo negativo, la conducta se realiza sólo por temor a la consecuencia.

Dentro de los refuerzos negativos más utilizados, hoy están el tiempo fuera y el coste de respuesta. Los resultados dependerán del contexto de aplicación. Es común que tanto el refuerzo positivo como el negativo se apliquen en forma conjunta. Más allá de si se trata de uno u otro, las corrientes más críticas insisten en que en caso de aplicarse, se lo debe hacer de manera consistente y de manera proporcional a la conducta.

Así y todo, hay que considerar que el cambio de actitud tiene más relación con el temor al castigo que con el aprendizaje asociado a la comprensión global de una situación. Dependiendo del caso, incluso puede llevar a la sensación de control o bien la autoestima del niño puede verse afectada. Por esto mismo, es importante tener cuidado y consciencia al momento de aplicar el refuerzo negativo para la educación de los hijos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.