¿Podría ser el uso de las TICs un detonante de la violencia filioparental?

violencia-filioparental4

Si el pasado jueves alertábamos acerca de los casos de maltrato físico ejercidos por parte de progenitores contra sus hijos, hoy me gustaría compartir con vosotros un trabajo impulsado por la organización “The Family Watch”. Se trata de una investigación realizada en el marco de la Comunidad de Madrid, gracias a la implicación de profesionales en el ámbito del menor de edad; es un estudio muldidisciplinar en el que se ha utilizado metodología observaciones y empírica.

Se pretendía establecer el perfil de los niños y adolescentes que han ejercido violencia contra sus padres, o que se encontraban en riesgo de llegar a ejercerla; también se ha querido establecer una relación entre conducta violenta en el ámbito familiar, y el uso de tecnología como ‘posible’ elemento detonante y generador de violencia en el menor de edad. Os aviso de que no será la primera vez que presentemos este tema en nuestro blog, pues nuestra intención es generar debate que en cualquier caso sirva para que las madres y los padres dispongamos de más elementos para tomar decisiones.

Existe un fenómeno conocido como “violencia filioparental”, al que también podemos llamar violencia familiar ascendente: de hijos a padres y entre hermanos. Es considerado un drama humano, y en este punto (a riesgo de ser pesada y / o insistente) debo manifestar mi deseo de que la violencia familiar descendiente (progenitores a hijos) sea considerada socialmente TAMBIÉN un drama, pues no tienen más derecho los padres que los hijos a PEGAR al otro. Ahora sigo con mi propósito, que es contaros lo que la investigación ha averiguado sobre la relación arriba expuesta.

violencia-filioparental3

Violencia filioparental: problema creciente.

Roberto Pereira Tercero es miembro fundador de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filioparental; ha establecido una definición del concepto, según la cual se trata del “conjunto de conductas reiteradas de agresiones físicas, verbales o no verbales, dirigidas a padres o adultos que ocupan su lugar”. No se incluye la violencia ocasional sin antecedentes previos y sin repetición, se excluye también el parricidio (que presenta características particulares).

La investigación aporta que “según los datos que la Fiscalía General del Estado ofrece, un 9 por ciento de los progenitores sufre violencia física, y un 40% verbal o emocional de sus hijos menores de edad”. En 7 años se han duplicado las denuncias de padres contra sus hijos. Del trabajo que hoy mencionamos me gusta que no se centra en todos estos números, de lo contrario sería puro sensacionalismo sin más trasfondo.

Se considera que son las TIC un detonante para conductas inadaptadas cometidas a través de medios digitales o internet, pero también de la violencia ante la privación (como pauta educativa). Personalmente tengo la sensación de que las dificultades para establecer límites razonables en el uso de dispositivos, contenidos y conectividad, van más allá de los estilos educativos en las familias, pues en muchas ocasiones los progenitores no sabemos cómo posicionarnos, al haber irrumpido estas tecnologías muy recientemente en nuestras vidas.

Violencia filioparental que tiene como detonante las TICs.

Según el informe, el adolescente ‘nativo digital’ se enfrenta a la realidad a través de formas de comunicarse y relacionarse que son distintas a las que nosotros hemos utilizado, de ahí que debamos concienciarnos para intentar gestionar un uso responsable en nuestras hijas e hijos. De ahí también (y esto lo digo yo) que madres y padres debamos intentar acercarnos a las formas de relacionarse con el mundo que tienen nuestros niños, para entenderlas (incluso antes de limitarlas), lo cual incluye interés por sus gustos, participación en sus juegos, y formación para que todo esto no nos resulte tan lejano.

Violencia-filioparental6

¿Por qué pueden ser las TICs el detonante de conductas violentas?

Por una parte se considera que el proceso de socialización de los menores es defectuoso si estas tecnologías sustituyen en parte a la familia, pues ‘per se’ se encuentran carente de valores. Los ejemplos de identificación a los que se exponen nuestros menor vulneran el desarrollo psicoemocional del menor (violencia, sexismo, hedonismo, egoísmo, lujuria, etc.) Cada niño y cada adolescente es distinto, y por ello el impacto es diferente para unos y otros, pero a priori podemos pensar que la ausencia de comunicación familiar en pro de un exceso en el uso de TIC sería preocupante.

Por otra parte, hay niños que encuentran en los video juegos o Redes Sociales una vía de escape, frente a las presiones o agresividad que en ocasiones los progenitores ejercen (y a veces sin darse cuenta). También me ha llamado la atención que los modelos simbólicos se muestran como si fueran reales a través de los distintos medios de comunicación e información, lo que podría estar confundiendo las aspiraciones en oportunidades, provocando un desequilibrio.

La investigación señala que según algunos expertos se aboga por incluir en el programa escolar la educación tecnológica, y que los progenitores deberán enseñar ventajas y riesgos asociados a las TICs, pues son los únicos que pueden analizar caso por caso según el estado psicológico y madurativo de cada niño / adolescente.

Imagen — RebeccaPollard


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Alejandra dijo

    intento localizar el estudio que mencionas en la publicación pero me está resultando dificil… podrías enviarme el enlace? Gracias!

    1.    Macarena dijo

      Hola Alejandra, gracias por comentar. Mira, espero que te sirva: http://www.sepeap.org/wp-content/uploads/2016/06/LIBRO-VFP_DEFINITIVO-vol2.pdf

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *