Las zambullidas pueden ocasionar lesiones medulares

Cuando llega el verano, solemos tener presentes los riesgos relacionados con el medio acuático: ahogamientos, picaduras de medusa o de pez araña, etc. Pero las informaciones que llegan acerca de las lesiones provocadas por zambullida, son escasas, y sin embargo son precisamente niños y adolescentes, los que más se ven afectados por traumatismos o lesiones medulares cuando saltan imprudentemente al agua.

Toda información que demos a nuestras hijas e hijos es poca, llegada la adolescencia, su comportamiento también está condicionado por el grupo de amigos, incluso por sus propios valores, y desde luego por la relación que mantenga con sus padres (a veces sorprenden con conductas reactivas que quizás sean fruto de una educación autoritaria). Por eso siempre se recomienda hablar sobre temas sociales y sanitarios, desde que son pequeños, para que no llegue esa etapa en la que nos ignoran, y nos quedemos con las ganas de contarles cosas importantes.

El caso es que las zambullidas (saltar dentro del agua) podrían estar causando hasta un 5 por ciento de lesiones medulares. Ese cinco por ciento quizás se os antoje escaso, pero no lo es cuando nos damos cuenta de que “se podía haber evitado”. Evitar con información, con campañas, con el ejemplo… en definitiva PREVENIR. Las cifras hablan de que entre un 80 y un 90 por ciento de este tipo de accidentes, tienen como víctimas a jóvenes de entre 15 a 25 años.

A nadie se le escapa que los y las adolescentes quieren divertirse: menos responsabilidades que un adulto, más libertad que un niño… sería absurdo dejar pasar la ocasión para pasarlo bien. Pero también lo sería dejar de ser uno mismo y conseguir diversión a cambio de riesgos imposibles de controlar, ¿no? Pues esa es la idea.

Zambullidas: mejor evitarlas.

Imagina que el niño se tira al río, o al mar desde el espigón; imagina que lo hace sin tener ni idea de la profundidad del agua, sin pararse a pensar que el fondo no se ve, pero quizás las aguas turbias escondan rocas… Imagina que no pasa nada, o que la imprudencia se salda con un corte en el pie. Ha tenido suerte: otros sufren traumatismos craneales o lesiones de médula en la región cervical de la columna. En esos casos, el salto podría acabar con una tetraplejia. Es demasiado terrible como para que no lo sepan, y actúen en consecuencia.

Consejos prácticos para reducir el riesgo.

  • No tirarse de cabeza al agua y no dar volteretas en el aire antes de caer, son garantía de evitación del peligro.
  • Se recomienda comprobar la profundidad del agua antes de lanzarse, si el fondo no está visible, evitar la zambullida.
  • Para hacer la comprobación, nos podemos tirar de pie primero, o entrar al agua sin saltar
  • Al lanzarse de cabeza, los brazos deberían ser una prolongación del cuerpo, así se protege la cabeza y el cuello con las extremidades.
  • Actuar bajo los efectos del alcohol o las drogas aumenta el riesgo de accidentes.
  • Enseña a tus hijos a tomar sus propias decisiones y valorar riesgos.

En caso de presenciar un accidente por zambullida, y encontrar a la víctima sin poderse mover, es necesario llamar inmediatamente a Urgencias (1 1 2) o Emergencias Sanitarias (0 6 1) / teléfonos de España. Los profesionales sanitarios nos indicaran cómo actuar hasta la llegada de la ambulancia. Cuando una persona no puede moverse o tiene lesiones visibles en espalda, cuello y cabeza, se desaconseja trasladarla en vehículos particulares, pero es mejor siempre seguir las indicaciones que se nos den, que incluirán mantener el cuello (y especialmente cuello y cabeza) inmóvil.

Creo que somos demasiado valiosas y valiosos, como para jugárnosla por una imprudencia, o “porque todos lo hacen”. Lo más normal es que no conozcamos el medio acuático, porque salvo nadadores profesionales o expertos en salvamento acuático, las personas no pasamos tanto tiempo en el agua como para reconocer instintivamente los peligros. Es por ello muy importante pensar unos instantes antes de actuar, y fiarnos de quien sí tiene experiencia.


Categorías

Seguridad

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *