Tipos de pezones, como influyen en la lactancia materna

beb-feliz

La forma de nuestro pezón es fundamental para que el inicio de la lactancia sea mas o menos complicado. Aunque no es el único factor que nos puede complicar la lactancia, es una realidad que ciertos tipos de pezones son mas favorables que otros.

Vamos a ver los tipos de pezones con los que nos podemos encontrar y los problemas que pueden darnos de cara a la lactancia y su posible solución.

Antes del embarazo nuestras mamas tienen un tamaño y forma que durante el embarazo cambia. Normalmente la forma del pezón se mantiene, es decir, si tienes un pezón invertido, lo vas a tener siempre, aunque, en algunos casos puede mejorar su forma durante el embarazo.

Tipos de pezones

pezon-normal

Pezón normal.

Se trata de un pezón que sobresale de la areola, tiene un tamaño medio (ni grande ni pequeño) y aumenta cuando se estimula. Es un pezón muy favorable para la lactancia. Durante el embarazo observarás ciertos cambios, como su coloración o cierto aumento de tamaño.

Dentro de los pezones de forma normal podemos encontrar dos tipos.

Pezones pequeños.

Son pezones totalmente normales en su forma y que responden perfectamente a los estímulos, pero que tienen un calibre pequeño. No tienen por qué darnos ningún problema en la lactancia, recuerda que el bebé no tiene que succionar del pezón, sino que debe introducir el pezón y parte de la areola en su boca.

Pezones muy grandes

También son pezones de forma normal y que responden a los estímulos normalmente, pero su calibre es grande, son muy gruesos. Aunque cueste creerlo, estos pezones si pueden dar problemas de agarre durante la lactancia.

Si nuestro bebé es muy grande, seguramente no notará nada especial, su boca también es grande, pero si se trata de un bebé de peso normal o algo bajo le costará mucho abarcar con su boca todo nuestro pezón y puede que le resulte imposible abrir su boca lo suficiente como para succionar el pezón y parte de la areola.

Es frecuente que los bebés se atraganten y tengan, incluso, nauseas cuando se enfrentan a pezones muy grandes.

buen-agarre

¿Cómo lo puedo solucionar?

Lo mejor es intentar que el bebé se adapte a la forma de tu pezón, intenta la lactancia y observa sus reacciones. Cambia la postura en que le ofreces el pecho.

Si le resulta desagradable, tiene nauseas o agarra solo el pezón y te hace daño, puedes intentar darle los primeros días con una pezonera.

Consulta con tu matrona, no todas las pezoneras valen.

Según el bebé se adapte a la lactancia y aprenda a comer ve retirando la pezonera poco a poco, hasta que el bebé sea capaz de agarrar perfectamente tu pezón.

Pezón plano

Son pezones normales, pero mas cortos de lo habitual. Generalmente apenas sobresalen de la areola. A veces, sobresalen tan poco que se confunden con la areola y son imposibles de delimitar visualmente.

Normalmente reaccionan perfectamente a los estímulos, de manera que ante un estímulo adecuado, sobresalen lo suficiente como para que el bebé sea capaz de agarrarlo y succionar.

Suelen cambiar algo durante el embarazo y durante la lactancia se suelen convertir en pezones normales, aunque cuando finalice volverán a su forma habitual.

Pueden causar algún pequeño problema de agarre al principio, sobre todo si nuestro bebé es de bajo peso o un poco “vaguete” …

¿Cómo lo puedo solucionar?

Con estímulo, pero nunca durante el embarazo, sino una vez que ha nacido el bebé, antes de cada toma.

Antes de poner el bebé al pecho estimula manualmente tu pezón. Tomándolo entre los dedos y haciendo un movimiento hacia atrás y hacia adentro conseguirás extraer el pezón y estimular la salida de la leche.

Pezón invertido

Es el que mas dificulta la lactancia materna, aunque no es una contraindicación para amamantar.

Son pezones que se “hunden” en la mama. A simple vista en medio de la areola encontramos una especie de surco y si intentamos estimular el pezón ese surco se hace mas profundo, puesto que el pezón crece al revés, hacia dentro de la mama.

Existen diferentes tipos de pezones invertidos, el mas complicado es el pezón umbilicado. En este caso necesitarás mucho apoyo y comprensión. Consulta con tu matrona, ella te ayudará y asesorará.

pezon-invertido

¿Puedo solucionarlo?

Mi primer consejo seria tener paciencia. Recuerda que el bebé no debe agarrar solo el pezón para mamar.

Poner al bebé en la parte inferior del pecho, para que agarre mas cantidad de areola y se vea obligado a abrir mas la boca.

Las pezoneras no suelen ser una buena solución, pero antes de tirar la toalla podemos intentar utilizarlas.

Existen formadores de pezón que pueden ser de cierta ayuda. Pero nunca durante el embarazo, sino durante la lactancia, entre toma y toma. No son milagrosos y pueden resultar algo molestos, pero podemos intentarlo.

Pezones unilaterales o diferentes

Un pezón es normal y el otro plano o invertido.

El bebé querrá siempre mamar del pezón normal.

Solución

Cambia de postura al bebé para que el agarre del pezón no normal sea mas fácil. Si es un pezón plano con paciencia lograrás que coma igual de uno y de otro. Si es un pezón invertido puede ser mas costoso.

¿Puedo dar lactancia solo de una mama?

ES posible, aunque es importante que el pediatra y la matrona conozcan el problema. El pediatra vigilará el crecimiento de tu niño y la matrona que no tengas problemas en la mama que no lacta.


2 comentarios

  1.   Brenda dijo

    Muchas gracias Nati excelente informacion, lo guardare en favoritos saludos desde Peru.

    1.    Nati Garcia dijo

      Muchas gracias Brenda, me alegra que lo consideres de utilidad. Un saludo!!

Escribe un comentario