9 menús refrescantes y fáciles para llevar a la playa

En verano y para ir a la playa, se puede recurrir a menús menos elaborados, pero que contengan los mismos nutrientes y gusten a los niños.

Llegado el verano, son más habituales las escapadas familiares a sitios donde poder refrescarse y hacer ocio con los niños. Salir de picnic a la playa se hace habitual, y a todos los niños les encanta. Veamos qué opciones de menús rápidos y refrescantes pueden llevarse.

Picnic para niños en la playa

Para no emplear mucho tiempo en la cocina con el calor que hace en verano, y que las comidas no sean pesadas ni calientes,  se puede recurrir a menús menos elaborados pero que contengan los mismos nutrientes y gusten a los niños. Lo ideal es optar por menús refrescantes, de fácil preparación, que no sean complicados de comer sobre la arena, y que mantengan el aporte vitamínico-energético.

No hay que olvidar utilizar una nevera portátil o bolsa térmica que permita conservar los alimentos a la temperatura adecuada teniendo en cuenta las altas temperaturas. También es importante llevar suficiente cantidad de agua para mantenerse correctamente hidratados a lo largo de la jornada. Para los niños, las opciones alimentarias son varias y de sencilla preparación. Es importante utilizar alimentos que aporten los nutrientes necesarios a los niños, pese a ser menús menos preparados. En algunas frutas encontrarán vitaminas como la A (zanahoria y el melón) o la C (fresas y el kiwi), en lácteos y verduras, sodio y potasio.

Menús refrescantes para niños en la playa

Una de las mejores posibilidades de postre en la playa, son los yogures helados con fruta natural o polos ecológicos de sabores.

Ensalada de pasta o arroz

Prácticamente todos los niños adoran los platos de pasta. La opción “playera” sería hacerla fría. Es un plato que aporta energía y al que se le pueden poner diferentes ingredientes según los gustos del pequeño. Algunos de los ingredientes posibles son: pavo, jamón cocido, aceitunas, frutos secos, pollo, huevo cocido o tomate.

Al igual que la ensalada de pasta, la de arroz también puede convertirse en una opción atractiva para los niños. Los ingredientes también pueden ser variados y opcionales, como guisantes, zanahorias, pepino, gambas…Las ensaladas son sencillas de llevar en un tupper individual y se preparan rápidamente. Ambas opciones pueden ser integrales si se prefiere y aderezadas con un chorrito de aceite de oliva.

Ensalada de quinoa o lentejas

Al igual que la ensalada de pasta o arroz, la ensalada de quinoa y de lentejas se preparan del mismo modo y se dejan enfriar. Las lentejas tardan más tiempo en cocinarse, aproximadamente 40 minutos, si no están precocinadas. Igualmente admiten gran variedad de ingredientes y son fáciles de consumir. La ración de lentejas seguramente debe ser menor que otras ensaladas ya que su digestión es un poco más pesada.

Mini quiches

Los mini quiches pueden elaborarse a base de jamón york o bacon, queso, tomate, calabacín, zanahoria…, y con base de hojaldre o pan de molde. Son apetecibles, fáciles de consumir y al contener verduras, son un alimento rico y saludable para el niño. Entre sus ingredientes se encuentran espinacas y diferentes tipos de queso. ¡Fríos están buenísimos!

Tortilla de patata

Por supuesto un plato muy español y que suele gustar a todo el mundo. Es un plato de fácil elaboración y que puede comerse frío o caliente, en bocadillo, en tapa…En la actualidad hay gran variedad de ingredientes y modalidades de tortillas: la tortilla rellena de jamón y queso, como si fuese un sándwich, la tortilla de verduras con zanahoria, calabacín…, la tortilla de espárragos. Muy saludables para los más pequeños.

Croquetas caseras

Las croquetas caseras, normalmente de recetas de las abuelas, logran hacerse de pollo, jamón serrano, atún, gambas, bacalao…Bastantes alimentos sobrantes de comidas anteriores suelen aprovecharse para el relleno. Presumiblemente son uno de los platos preferidos para los niños.

Sándwiches o bocadillos variados

El sándwich es un menú muy fácil de elaborar y transportar a donde se vaya. Desde el típico sándwich de jamón york y queso, hasta el que incluye tomate, lechuga y cebolla o de atún con huevo duro. Tanto el sándwich como el archiconocido bocadillo pueden ser de pan integral o blanco y rellenarse de pollo, calamares, verduras…La ingesta de pan ayuda a sobrellevar el esfuerzo físico que los niños hacen cada día, suministrándoles la suficiente energía. Para hacerlos más apetecibles pueden recortarse los bordes del sándwich y darles forma.

Pechugas empanadas de pollo o pavo

Si se empanan las pechugas de pollo o de pavo tendrán un gusto más especial y será una comida deliciosa para los niños. Si se acompañan de verduras crudas como la zanahoria o  de patatas chips, también elaboradas en casa, el menú es completo e ideal para un día de playa.

Wrapps

Son tortitas de trigo que pueden cocinarse en casa o comprarse en el supermercado, y se venden en un pack de 5 o 6 unidades. Normalmente se calientan previamente en una sartén y se les añaden los ingredientes que se quiera, sea pollo, embutido, carne, verduras…Finalmente se enrollan y listas para comer.

Macedonia de frutas, smoothies o batidos

La fruta es esencial en verano. Aporta vitaminas, minerales y gran cantidad de jugo natural. Con diferentes tipos de fruta, a ser posible de temporada, puede hacerse macedonia, cortando trozos y colocándolos en un tupper, smoothies o batidos de los sabores que se prefiera, añadiéndoles agua o leche. Los preparados líquidos deben estar envasados en recipientes apropiados para mantener el frío y en la nevera portátil.

Alimentos saludables, frescos y de temporada

Lo mejor es utilizar alimentos frescos y de temporada para elaborar cada uno de los menús, no obstante, hay posibilidades para adquirir productos precocinados y casi listos para el consumo, como es el caso de las tortillas para hacer los wrapps, la quinoa, que puede encontrarse en tarros individuales para poner al microondas o el pollo natural y en tiras.

En el caso de querer otro postre diferente a la fruta, un yogurt bien conservado en la nevera portátil o un helado, es lo más demandado en época de calor. Una de las mejores posibilidades para los niños, son los yogures helados con trozos fruta natural o polos ecológicos de sabores.


Categorías

Nutrición

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.