Cómo afrontar un cumpleaños entre alergias alimenticias

Un cumpleaños suele ser una celebración divertida, en el que todos lo pasan bien. Hay muchos amigos, juegos, refrescos, chuches y una gran tarta. Sin embargo, se vuelve algo complejo de preparar cuando entran en juego algunas alergias o intolerancias alimenticias.

Las alergias o intolerancias alimenticias cada vez son más comunes. Además de ser incómodas, son peligrosas para la salud. Tenemos que poner especial cuidado cuando tenemos que preparar cualquier alimento para alguien que sufra de este tipo de problema.

Los peligros para la salud cuando existen alergias alimenticias

Las alergias no son cosa de broma, el contacto con un elemento alérgeno en un alimento puede provocar una inflamación de las vías respiratorias, se puede producir un shock anafiláctico. Por eso es tan importante que seamos extremadamente cuidadosos si uno de nuestros invitados es alérgico a algún alimento.

Muchas personas sufren alergia a los frutos secos como el cacahuete.

Las intolerancias no son menos importantes

Es cierto que una alergia es de una gravedad más urgente, sin embargo, tampoco hay que restar importancia a las intolerancias. El sistema inmune reacciona también al alimento con inflamación, esta vez en el intestino. Esto puede volver loco a nuestro cuerpo y que reaccione en contra de sí mismo. Puede provocar dolor articular, aftas o llagas en la boca, dermatitis o eccemas, en general, síntomas que raramente relacionaríamos con un alimento. Pero es igualmente importante mantenernos alejados de ellos.

Información necesaria a la hora de preparar la fiesta

Es importante que te informes de si alguno de tus invitados sufre de alguna alergia o intolerancia. No solamente por lo obvio, que es poderle atender y tener algo que pueda comer. Es que puede ocurrir, que se sienta desplazado si no se tiene en cuenta este problema.

Los adultos alérgicos e intolerantes, gestionamos las emociones de una manera más o menos adecuada. Somos conscientes de que no todo el mundo tiene porqué tener en cuenta nuestras limitaciones. Pero estamos hablando de niños. Puede afectar a su seguridad y su independencia, en definitiva a su autoestima, el hecho de sentirse diferente por una condición que es física. No es cuestión de que no le guste, es cuestión de que no puede. Ver que todos sus amigos disfrutan de los dulces y no hay nada para él, puede resultar muy frustrante.

Los preparativos

Una vez has conocido las alergias o intolerancias de los invitados y el homenajeado, toca quebrarse la cabeza. Si son varias alergias o intolerancias distintas, pero compatibles con ciertos productos, procura usarlos. Realmente lo ideal es que los invitados puedan comer todos lo mismo.

Si son de lo más variopintas y no hay una alternativa que todos puedan disfrutar, haz paquetes personalizados. En el mundo alergias e intolerancias hay que tener especial cuidado con la contaminación cruzada. Así pues, los envases individuales son buena idea en casos en los que se comparte espacio con otros alimentos. Es fundamental aislar los alérgenos para que no afecten a la persona alérgica o intolerante.

Además, estos paquetes pueden llevar etiquetas con el nombre y pegatinas con dibujos. Recordemos que son niños, se trata de pasar de diferenciarlos a hacer que se sientan especiales.

Fin de fiesta con la gran tarta

Actualmente, existen obradores especializados en alimentación especial para personas con este tipo de problemas. Sin embargo, es cierto que a veces, no son productos al alcance de todos los bolsillos. A veces hay que buscar alternativas. Lo mejor es intentar que la tarta puedan probarla todos, pero si tu bolsillo no puede llegar a ese punto existen otras opciones.

Si no puedes ofrecer un pastel, prueba con una tarta de chuches o un postre de frutas que esté al alcance de todos. Si el caso es que solo uno de los niños es alérgico o intolerante, prueba a ofrecerle una minitarta o un cupcake individual, especial para él. Explícale las cosas con naturalidad, lo entenderá y agradecerá el detalle.

Si se trata del anfitrión y es alérgico o intolerante a un producto básico en la repostería como puede ser el gluten, la leche o la lactosa, prueba a cocinar tú misma un pastel adaptado. Puede que la primera vez no te salga la tarta más bonita del mundo, pero acabarás siendo toda una experta y tu hijo estará más que satisfecho, lo verás entusiasmado.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.