Cómo mejorar las habilidades sociales de los hijos

Amistad infantil

Las buenas habilidades sociales permiten que los niños disfruten de mejores relaciones con sus compañeros. Pero los beneficios van mucho más allá de la aceptación social. Es probable que los niños con mejores habilidades sociales obtengan más beneficios a corto plazo. Por ejemplo, un estudio demostró que las buenas habilidades sociales pueden reducir el estrés en los niños que están en la guardería.

Las habilidades sociales necesitan un refinamiento continuo a medida que los niños van creciendo. No son algo que un niño tiene o no tiene. Estas habilidades se pueden aprender y fortalecer con esfuerzo y práctica. Algunas habilidades sociales son bastante complicadas, como comprender que es importante ser asertivo en una situación complicada o permanecer en silencio cuando hablar no mejorará las cosas.

¿Cómo mejorar las habilidades sociales?

Pocas cosas pueden ser más frustrantes que ver a tu hijo esforzarse para hacer amigos o verle tener dificultades para adaptarse a ciertos entornos sociales. Por eso, los padres deben dar ciertos pasos para permitir que sus hijos mejoren sus habilidades sociales. Veamos qué podemos hacer como padres.

Interésate por lo que le gusta

grupo de amigos

Disfrutar de los demás es más natural cuando el niño hace algo que le interesa. Por eso, anímales a desarrollar sus aficiones. Ya sea practicar su deporte favorito, tocar un instrumento de música o ser parte de un club que le guste, este es el primer paso para construir habilidades sociales. Estar rodeado de personas con intereses comunes será el primer paso para que comience a sentirse más cómodo en entornos sociales.

Sin bien es importante poder socializar con personas de intereses y gustos diferentes, comenzar con niños afines a ellos es una excelente manera de desarrollar habilidades sociales más fácilmente. A medida que vayan socializando con niños parecidos, comenzarán a descubrir que también hay cosas que no tienen en común.

Pueden aprender a hacer preguntas

A veces, cuando los niños se ponen nerviosos pueden volverse más introvertidos, y en consecuencia, pueden tener dificultades en futuras situaciones sociales. Pero existen varias formas en que los niños pueden iniciar y mantener conversaciones positivas con los demás. La forma más importante es hacer preguntas.

La mejor manera de conocer a los demás y formar conexiones es hacer preguntas que se refieran específicamente a la persona con la que el niño está hablando. Así que anima a tus hijos a hacer preguntas complejas que no se respondan con un simple sí o no. De esta manera, los otros niños verán que tus hijos se interesan por ellos, y comenzarán a formarse amistades más sólidas.

Enseña empatía

Si los niños tienen una mejor comprensión de cómo se sienten los demás, es mucho más probable que se sientan conectados con otras personas y formen vínculos positivos. Los padres sacan el tema de la empatía al hablar sobre diferentes situaciones y escenarios con sus hijos. Pregúntales a tus hijos cómo se sentirían otras personas en escenarios distintos. 

Parte de enseñar empatía es ayudar a los niños a aprender cómo escuchar activamente a los demás. Esto implica centrarse en lo que dicen los demás y luego pensar en lo que han dicho una vez la conversación ha terminado.

Conoce los límites de tu hijo

niñas pequeñas amigas

Algunos niños son más sociables que otros, por lo que tampoco hay que forzarlos. No se debe esperar que un niño tímido e introvertido interactúe de la misma manera que un niño extrovertido por naturaleza. Algunos niños se sienten cómodos en entornos grandes, mientras que a otros les resulta más fácil relacionarse con sus compañeros cuando están en grupos más pequeños. También es importante entender los límites de tiempo de un niño. Es posible que los niños más pequeños y aquellos con necesidades especiales solo se sientan cómodos socializando durante una o dos horas.

Sé un buen modelo a seguir

Es importante ser consciente de cómo interactúas con los demás cuando tus hijos están mirando. Haz preguntas y escucha activamente también tú. Muestra empatía por tus amigos y familiares. No siempre es fácil ser un buen ejemplo para los hijos, requiere de un esfuerzo consciente y previsión. Pero no hay que olvidar que los niños están constantemente observando a los adultos que tienen cerca, e intentan parecerse a ellos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.