Cómo ser una buena madre

Madre se divierte leyéndole un cuento a su hija pequeña.

El tiempo que la madre pasa con su hijo es lo que realmente define su papel de madre.

La mayoría de las mujeres que desean convertirse en madres o lo son ya, desean hacerlo lo mejor posible. No siempre es tarea sencilla, realmente es bastante arduo todo el proceso. ¿Qué se necesita entonces para ser considerada una buena madre? A continuación algunas indicaciones.

La figura de la madre

Muchas madres se paran unos instantes al final de la jornada a meditar en si han actuado de un modo adecuado con sus hijos y eso les angustia. Una madre es un conglomerado de acciones, decisiones, objetivos, sentimientos, maneras…, para con el hijo. Es difícil explicar brevemente qué es una madre ya que lo abarca todo. El mismo término lleva implícito ser buena y capaz. Quien no ejerce con un hijo no puede considerarse una buena madre o una madre al completo.

Biológicamente se puede ser madre: parir y optar por no llevar a cabo la labor que denota la maternidad. Existirán entonces madres pero no pueden definirse como buenas, al menos si hay que poner un calificativo. Nadie es quien de juzgar y cada uno tiene su historia y motivos que le llevan a tomar determinadas decisiones. No obstante si hay que poner en relieve aspectos que realzan el bien hacer de una madre pueden destacarse algunos comportamientos.

Aspectos que realzan a una buena madre

Madre comparte aficiones con su hijo.

La buena madre es paciente, ama sobre todas las cosas a su hijo y se implica en su educación.

La buena madre está ahí siempre para su hijo. Caerá, llorará, se enfadará, frustrará y agobiará indefinidas veces, sin embargo, jamás tirará la toalla. El bienestar del hijo es lo primordial para ella. La buena madre no se rinde, lucha, se esfuerza, quiere aprender y amar con toda el alma al ser que ha traído al mundo. Es habitual que el lema de una buena madre sea el hijo primero y ella a continuación.

La paciencia

Es difícil mantener la calma y coherencia cuando se trata con un hijo. La labor de una madre es agotadora, constante y bastante rutinaria, ya que supone horarios, actividades y mucho orden, planificación y normas. La madre no está sometida solamente al cuidado de su hijo, también a su educación, al trabajo que realice dentro y/o fuera de su casa… Es comprensible que a lo largo del día tenga que respirar varias veces porque el estrés y agotamiento pueden jugarle una mala pasada.

Implicarse en la educación

Ser una madre presente, involucrarse en el día a día del hijo, ayudarle, jugar con él, enseñarle, corregirle, darle amor… Una madre dedicada a su hijo actúa con él y no pierde ocasiones en pasar tiempo a su lado viéndole crecer y aportando en todo lo que concierne a su desarrollo personal. El mejor regalo que una madre puede hacer a su hijo es entregarle sus buenas maneras, su positivismo, su alegría y bondad, el respeto al prójimo y a uno mismo…

Ser buena madre y educadora

Una madre debe interesarse por su hijo, por sus gustos, sus miedos, sus inquietudes…, pero sin rebasar lindes. La madre debe estar en los buenos momentos y en los malos. Debe saber decir sí y basta. La madre es el primer gran ejemplo para el hijo. Poner reglas es muy importante para que el niño entienda que hay cosas que están mal y que ese es el camino equívoco.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.