¿De niño o de niña?

Muchas veces, de forma inconsciente, aplicamos a objetos o conductas un rol de género, con unas limitaciones que solamente existen en nuestra mente. Esto les puede perjudicar en muchos sentidos, ya que estamos tendiendo a colgar otras etiquetas añadidas que son peligrosas para su autoestima y por lo tanto, para su correcto desarrollo como personas.

Es cierto que existen numerosos estudios que diferencian las tendencias de chicos y chicas en muchos sentidos, aquí hablaremos de ellos y explicaremos las probables causas de estas diferencias.

Hablemos de tendencias conductuales

Siempre hemos oído decir que los niños son más agresivos que las niñas, lo cual se atribuye a la secreción de testosterona en el cerebro de los niños y a la serotonina, hormona inhibidora de esta agresividad, en el cerebro de las niñas. Sin embargo, es un hecho que el sexo no es el único factor determinante en la secreción de dichas hormonas, mucho menos de dichas conductas.

Lo que sí es demostrable es que socialmente es más aceptado que los niños sean más agresivos y las niñas más tranquilas y comedidas. Se premian las conductas en las que los niños, rivalizan y crean competencias en disciplinas deportivas.

Se espera de las chicas que sean pacientes espectadoras y que animen a los chicos en las competencias, sin interesarse por participar de ellas.

Son conductas que potenciamos inconscientemente los padres y el entorno social. Exigimos a cada género cosas diferentes sin darnos cuenta y eso hace que se desarrollen de forma diferente.

Desarrollo cerebral y estímulo social

El desarrollo cerebral tiene su etapa de máximo desarrollo entre el periodo prenatal y los 5 años. En ese espacio de tiempo, se producen el mayor volumen de neurogénesis y sinapsis que se producirá durante toda la vida. Esto es, cuando más neuronas se crean y se conectan. Es un hecho demostrable que la neurogénesis y la sinapsis se producen durante toda la vida y que son procesos esenciales para el aprendizaje.

Es cierto que los procesos hormonales influyen en los procesos cerebrales que acabamos de mencionar, pero también lo hacen los factores ambientales, como es el entorno social. Con ello queremos decir, que lo que quizás se atribuye a procesos bioquímicos, puede atribuirse de la misma forma a conductas aprendidas o estimuladas desde el exterior. De hecho las conexiones sinápticas se producirán en función de los estímulos a los que se exponga el niño.

Un claro ejemplo de lo que puede influir el factor social, e incluso estético en el desarrollo del niño es que se entiende que los niños se desarrollan antes en este sentido y que son más valientes y decididos que las niñas.

Luego vemos a las niñas lucir sus lindos vestidos y observamos que no pueden gatear sin pisarse la falda y darse de bruces contra el suelo, así es bastante más difícil desarrollar correctamente la motricidad al mismo nivel que alguien que viste prendas más cómodas para ello.

También es más difícil ser valiente y decidida si es una conducta que no se refuerza, debido a ese “instinto” de protección que tenemos como conducta social aprendida, entendiendo que las chicas son “el sexo débil”, por razones que tienen más que ver con el rol de género que se atribuye a la mujer que por circunstancias físicas reales, en muchos casos.

¿Cuál es el sexo débil?

Partiendo de la base de que está demostrado que el hombre tiene un umbral del dolor más bajo que la mujer, que sin embargo esta soporta el dolor de un parto e incluso de varios, es difícil plantear cuál es realmente el sexo débil.

Es cierto que cientos de años de evolución hacen desarrollar la potencia muscular más en el sexo masculino que en el femenino, del mismo modo que en otros animales se desarrollan más ciertos atributos físicos según el rol que les toque asumir en la naturaleza. Pero se supone que somos animales racionales y hemos superado la etapa de vivir en cuevas y de que los hombres cacen, mientras las mujeres alimenten y protejan a las crías.

El hecho es que hoy día existe diversidad entre ambos géneros. Es un error decir que los hombres son más fuertes, cuando ves, por ejemplo, a una madre soltera ejercer de madre y padre, trabajar y cuidar del hogar. También lo es decir que las mujeres son más artísticas y sensibles cuando ves hombres bailando ballet, sin necesidad de que tengan ningún problema con su género.

Generalizaciones que dañan la autoestima

No sólo es dañino para el autoestima de las niñas que generalicemos entendiendo que serán más débiles, lentas o menos capaces en general por el simple hecho de pertenecer al sexo femenino. Que se les exija ser más inteligentes que un hombre para desempeñar la misma tarea y más cuidadosas con su imagen, por si esto no fuera suficiente.

También es dañino para el autoestima de los niños que se les atribuyan tendencias sexuales distintas a la que sienten por demostrar tendencias poco usuales en el rol que se asigna socialmente a su género. Si juega con muñecas, no tiene porqué convertirse en gay, pero sí se puede convertir en un gran padre con el refuerzo adecuado.

tu hijo puede jugar con coches o muñecas, no importa su sexo.

Es por esto que se hace fundamental educarlos en igualdad. Cada niño nace con unas capacidades, que vienen determinadas por su condición genética, que no tienen porqué estar relacionadas con su sexo. Si potenciamos las capacidades reales de cada niño, en lugar de etiquetarlos por género, conseguiremos una sociedad diversa, con individuos más sanos y felices, alcanzando un mejor desarrollo personal y social.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.