Factores que pueden afectar a la producción de leche en la lactancia materna

Son muchas las madres que cuando llega su bebé al mundo deciden amamantarles y se decantan por la lactancia materna. Aunque no todas las madres quieren o pueden realizar la lactancia materna, la decisión de amamantar o no a un hijo debe ser una decisión personal de la mujer. Hay muchas madres que apuestan por la lactancia materna pero que no producen suficiente leche y deben alimentar a sus pequeños con leche de fórmula para así asegurarse de que está bien alimentado.

Pero si quieres amamantar a tu bebé y tienes suficiente leche, debes saber que hay algunos factores que pueden hacer que produzcas menos cantidad de leche de la que debieras. Durante los primeros días después del parto las mujeres producen el calostro que es la leche inicial y que es rica en nutrientes y anticuerpos para proteger al bebé. La producción de leche pude ser mínima durante esos días pero debe aumentar de manera constante con el tiempo.

Si la baja producción de leche  está afectando a tu capacidad de amamantar, puede ser que necesites algunos ajustes para obtener más leche hasta la demanda del bebé, y que de este modo puedas satisfacerle. Si por el contrario, aunque hayas hecho todo lo posible por tener leche y no es suficiente para tu bebé, entonces tendrás que alimentarle con leche de fórmula. No te sientas culpable, no todas las mujeres tienen suficiente leche para sus hijos, y no hay que sentirse mal por ello. Pero, ¿qué factores pueden estar a tu producción de leche?

Poco rato en el pecho

Para que puedas tener una buena estimulación de leche deberás tener a tu bebé en el pecho mamando todo el tiempo que él quiera. De esta manera podrás estimular de forma natural la producción de leche. Cuando un bebé mama el cuerpo de la mujer se regula y sabe cuánta es la cantidad de leche que necesita el bebé para estar sano y fuerte. Pero para que esto se produzca y la subida de leche sea la correcta, será necesario poner al bebé bastante rato en el pecho, si lo pones demasiado poco no podrás estimular la producción de leche de forma adecuada.

 

producción de leche materna

El horario de alimentación

Si tienes una producción de leche baja, la lactancia materna más a menudo será lo que necesitas. Siguiendo el punto anterior, debes recordar que la estimulación de los pechos puede aumentar la producción de una madre. Entonces, en lugar de ponerle chupetes a tu bebé o de darle un biberón de leche de fórmula para calmarle porque tiene hambre, es mejor que te lo pongas al pecho más a menudo para que la producción no decaiga, aunque eso signifique tener al bebé en tu pecho prácticamente las 24 horas. La persistencia es un factor clave que afecta a la producción de leche. puedes tardar incluso un par de semanas después del nacimiento el bebé antes de que el suministro de leche pueda satisfacer las necesidades de tu recién nacido.

Tu dieta también puede influir

Después de dar a luz , las madres a menudo se sienten ansiosas de ir al gimnasio y empezar a hacer dieta para volver al cuerpo que tenían antes de quedar embarazadas. La lactancia materna exclusiva puede quemar hasta 500 calorías al día. Pero si haces dieta y cortas la ingesta diaria de calorías por hacer una dieta, podrías afectar a tu producción de leche. Es mejor que comas de forma saludable todo lo que necesitas para estar bien. Si tienes una caída repentina de calorías en lugar de una disminución gradual también podría afectar a tu producción de leche. Es necesario que si quieres perder peso acudas a tu médico para que te oriente de cómo es mejor hacerlo teniendo en cuenta que estás amamantando a tu bebé. Debe ser algo saludable tanto para ti como para tu bebé.

producción de leche materna

La técnica de amamantar

A medida que el bebé mama, puede hacerlo a un ritmo más lento debido a que ya está saciando o porque se está quedando dormido. En lugar de dejar al bebé una cantidad de tiempo en concreto, es mejor que le dejes que se alimente todo lo que desee. Puedes cambiar de pecho durante la lactancia materna para mantener a tu recién nacido despierto y con ganas de comer. La alimentación de un solo pecho puede hacer que el otro detenga la producción de leche, por lo que es necesario que cuando alimentes a tu bebé te lo cambies de pecho de vez en cuando.

Problemas emocionales

Algunas madres después de dar a luz pueden sufrir la depresión posparto algo que puede afectarle muy negativamente a sus emociones y estado de ánimo en general. Esto repercutirá directamente en la producción de leche. Cuando una mujer sufre deperesión posparto es necesario que busque ayuda de un profesional para que pueda superarlo lo antes posible y que no sienta que las emociones negativas pueden con ella.

También es posible que las diferentes circunstancias de la vida de una mujer y madre te hagan pasar por momentos de estrés o de nervios, algo que sin duda puede hacer que no te sientas bien y que tu cuerpo se resienta y que la producción de leche se repercuta. Por eso, es importante que tanto por tu bienestar emocional, como por el cuidado de tu hijo y la producción de tu leche, cuides tu estado de ánimo y busques ayuda siempre que sea necesario.

producción de leche materna

Busca ayuda de un profesional

Quizá también necesites aprender más sobre la lactancia materna pero tendrás que dejar de escuchar las opiniones de todo el mundo. es mejor que acudas a un especialista en la lactancia o a tu médico, es necesario que sea un profesional quien te asesore sobre cómo debes hacerlo para que sea correcto. Además, te puede enseñar técnicas de lactancia y ofrecer consejos sobre el aumento de la producción de leche. Si utilizas técnicas de lactancia inadecuadas es posible que tu bebé deje de mamar o que no reciba la cantidad de leche suficiente durante las comidas. Esto además, también puede afectar a la producción de leche a largo plazo.


Categorías

El bebé

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *