Menopausia y cansancio

mujeres y menopausia

La perimenopausia, el período previo a la menopausia, generalmente comienza cuando la mujer tiene entre 40 y 50 años de edad. Durante esta transición, es posible que el ciclo menstrual se vuelva irregular. Puede durar aproximadamente una década hasta que finalmente llega la menopausia. La menopausia ocurre cuando el ciclo menstrual de una mujer se detiene durante 12 meses consecutivos. Si bien la menopausia no es igual para todas las mujeres, es común que cause fatiga o cansancio extremo. Factores como un mal cuidado personal, tener mucho estrés o una enfermedad subyacente, pueden poner a las mujeres menopáusicas en mayor riesgo de fatiga.

Las mujeres con fatiga provocada por la menopausia experimentan agotamiento o cansancio extremo que continúa incluso después de haber descansado. Las mujeres que experimentan esta fatiga notan que se agota su energía, su motivación y su concentración. Para algunas mujeres esta situación llega a ser inhabilitante, alejándolas de sus actividades diarias.

¿Qué es la menopausia?

La perimenopausia se refiere al tiempo de transición antes de que comience la menopausia propiamente dicha. El ciclo menstrual comenzará a ser más irregular, y el flujo más abundante, o por el contrario, más débil. La producción de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona comienza a disminuir cuando la mujer entra en el período perimenopáusico. La transición completa a la menopausia puede durar entre 4 y 12 años.

La menopausia es el momento de la vida en el que se detiene el ciclo menstrual. También termina la producción de estrógeno y progesterona y, por tanto, la mujer ya no puede quedar embarazada. Durante la perimenopausia pueden comenzar a experimentar síntomas como sofocos, insomnio y cansancio. Pero no será hasta que el período desaparezca durante 12 meses cuando se esté oficialmente en la menopausia.

Síntomas de la perimenopausia

El cansancio puede ser una señal de que estás en una transición a la menopausia, pero hay otros síntomas a tener en cuenta durante este momento. Si tienes alguno o varios de los síntomas que vamos a citar, sería buena idea que lo consultaras con tu médico para tratarlos y hacer esta transición más llevadera. Estos son algunos de los otros síntomas que son comunes durante la transición a la menopausia:

  • Sofocos
  • Períodos irregulares
  • Cambios de humor, como sentirse triste o más irritable de lo normal
  • Sudores nocturnos
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Sequedad vaginal
  • Aumento de peso

¿Por qué el cansancio es un síntoma común de la menopausia?

mujer descansando

A medida que una mujer se adentra en el período perimenopáusico, sus niveles hormonales aumentan y disminuyen de una manera impredecible. Los niveles de hormonas femeninas irán disminuyendo hasta que el cuerpo deje de producirlas por completo. Estos cambios hormonales que causan síntomas como los sofocos, que pueden afectar al estado de ánimo y a los niveles de energía, lo que provoca la aparición de la fatiga. El hecho de que aparezcan también sudores nocturnos puede hacer que tener un buen descanso por la noche sea más difícil, y esto puede hacer que la mujer se sienta más cansada durante el día.

Sin embargo, si tienes entre 40 y 50 años, la fatiga no tiene que ser necesariamente un síntoma de perimenopausia o de menopausia. Los siguientes hábitos o dolencias también pueden causar fatiga:

  • Consumo de alcohol y otras drogas
  • Padecer anemia
  • Padecer algún tipo de cáncer
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Depresión
  • Diabetes
  • Enfermedad del corazón
  • Falta de ejercicio en la vida diaria
  • Medicamentos, como los antidepresivos, antihistamínicos, analgésicos y los medicamentos para el corazón
  • La obesidad
  • Tener una dieta diaria deficiente de las vitaminas y minerales esenciales
  • Padecer apnea del sueño u otros trastornos del sueño
  • El estrés
  • Las enfermedades víricas
  • Tener la glándula tiroides hipoactiva

Consejos para vencer el cansancio en la menopausia

mujeres mayores en el parque

Los sofocos, los sudores nocturnos y la sequedad vaginal son síntomas comunes de la menopausia. Sin embargo, la fatiga también puede ser un problema durante el período de transición cuando cesan los periodos menstruales y termina la fertilidad de la mujer. Cuando ese cansancio es constante y severo, puede afectar mucho a la calidad de vida de las mujeres. Por eso, es importante tomar una serie de medidas para activar la energía en nuestros cuerpos. Veamos algunos consejos para vencer al cansancio:

  • Haz ejercicio con regularidad. Puede resultar duro moverse cuando se está fatigada, pero hacer ejercicio a diario es una de las mejores soluciones para la fatiga. El ejercicio físico puede mejorar los sofocos, el sobrepeso, el estado anímico, el dolor crónico y la calidad de vida. Así que busca actividades que sean sencillas y agradables para ti, como pasear cada día una hora, o realizar actividades como yoga o taichí.
  • Controla tu rutina de sueño. Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso durante los fines de semana. Tener una buena rutina de sueño puede hacer que te sientas con más energía.
  • Incluye la meditación en tu rutina diaria. Si tu problema es el estrés, la meditación es la mejor herramienta para vencerlo. La meditación consciente, el yoga o el taichí combinan el ejercicio con la meditación para aprovechar los beneficios de ambas prácticas.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.