#NiunaMenos El Miércoles Negro levanta nuestras voces con esperanza en el futuro

miercolesnegro

Danilo A. Canales, es un papá chileno que desde su perfil en Facebook explica: “Ser papá de una niña me volvió feminista”… “y ahí caí en la cuenta que las mujeres están en desventaja, desde siempre se les inculca tener miedo”… “hace poco leí unas historias y herví en rabia y vergüenza, por mi género, y por como la conducta normalizada del piropo-acoso vuelve a generar miedo en las niñas más grandes, casi vomité de rabia al pensar que alguna vez a mi pequeña le vaya a pasar”… “Mientras a ti te violenta que te griten de vuelta porque lanzaste un piropo acosando sin consentir, en otros lados una niña es violada por cientos de reos en una cárcel, otra muere empalada en Argentina, y aquí un padrastro se dio el lujo de descuartizar y enterrar una niña de 9 años”…

He encontrado estas declaraciones buscando información para redactar este post sobre el #MiércolesNegro, y sobre el feminicidio; para el día de hoy se ha convocado en Argentina una jornada de protesta contra la violencia de género. Las mujeres han parado una hora, un mensaje que circulaba por twitter rezaba así: “Si mi vida no importa, produzcan sin mi”; nada menos que 17 mujeres y niñas asesinadas a manos de hombres durante este mes en aquel país al otro lado del Atlántico. Y no hace mucho las mujeres ya habían marchado sobre las calles argentinas, pero el macabro asesinato de Lucía el día 8 de octubre ha acabado con nuestra paciencia.

#Niunamenos #nosqueremosvivas #MiércolesNegro, son algunos de los hashtags que relacionados con este tema más hemos leído. No está ocurriendo solo en Argentina pues hablamos de unas cifras globales de 65.000 mujeres asesinadas por feminicidio cada año. Suscribo las palabras de la mamá de Lola Chomnalez, una adolescente de 15 años uruguaya que fue asesinada a finales del año pasado, quien pide políticas públicas que prevengan la violencia de género’ y reclama una sociedad que deje de ser espectadora de esta problemática.

miercolesnegro4

Lucía Pérez es asesinada y se convoca el #MiércolesNegro

Lucía tenía 16 años y el día 8 de octubre sufrió una agresión sexual muy difícil de describir: acudió a un domicilio privado en el que al menos 3 hombres la drogaron u obligaron a tomar drogas, la violaron y la ‘empalaron’ introduciendo el que ‘pudo haber sido un palo’ por la vagina. Esta agresión inhumana provocó una reacción exagerada del reflejo vagal que causo un paro cardiorrespiratorio: el dolor por el empalamiento desencadenó tal reflejo. La fiscal del caso declara que jamás había visto ‘una sucesión de hechos tan aberrante’.

Sus agresores la lavaron y quisieron hacer creer que había muerto por sobredosis. Poneros en su piel, en la de su madre, su padre, su hermano. En Argentina, y entre 2008 y 2015, las agresiones sexuales han aumentado un 78 %. Sin embargo, la violencia contra las mujeres está por encima de números y estadísticas porque se trata de dolor, de familias rotas, de sufrimiento, de impunidad, de incapacidad para lograr una sociedad más armoniosa, de justicia, … De que no haya más ‘Lucías’.

Somos madres, somos padres… y tenemos hijas e hijos.

Qué responsabilidad, ¿verdad?, y que impotencia al saber que todo esto está ocurriendo en el mismo mundo en el que ellas y ellos camparán a sus anchas dentro de unos años.

miercolesnegro3

¿Queremos una sociedad libre e igualitaria para nuestras hijas e hijos?

En esencia el ‘feminismo’ es la idea de que las mujeres somos personas, pero esta es una definición muy pobre y no hay una sola idea de vivir el feminismo, pero si que hay un solo objetivo: erradicar las desigualdades y acabar con la violencia generada por el patriarcado contra las mujeres. Ahora podemos votar y estudiar, pero nos matan; no nos quedamos encerradas entre las 4 paredes de la casa, pero se ejercen otras violencias más sutiles contra nosotras.

Rosa de Luxemburgo fue una teórica marxista nacida en la segunda mitad del siglo XIX, que luchó “por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”: para mí es una definición perfecta del feminismo, pues nos da la libertad de ser diferentes entre nosotras y nosotros, y a la vez iguales… pero sobre todo LIBRES.

Pero ¿cómo de libre será mi hija dentro de unos pocos años si tiene miedo de ir sola por la calle? ¿cómo se va a sentir IGUAL que los demás si se la juzga por llevar pantalones demasiado cortos? Yo creo que ya está bien, es hora de parar esta barbarie que algunos incluso se afanan a justificar: “todos los hombres no son iguales”, “los hombres también sufren violencia”, “una chica no debería ir sola”, “educar a vuestras hijas para que no vayan provocando”.

A lo que yo respondo:

  • Claro que no son todos iguales, hay muchos hombres que nos apoyan en el camino y en la lucha; aunque también tenemos que reforzarnos entre nosotras.
  • Todas y todos podemos ser víctimas de violencia, pero no es lo mismo la violencia de género que un episodio violento que le haya ocurrido a un varón. Ellos no son discriminados, no sufren la brecha salarial, no son acosados en público, etc.
  • Una chica puede ir sola, como un chico puede ir solo… Ir sola o haber bebido o haber tomado alguna sustancia no son razones para justificar una violación.
  • La percepción de que las chicas ‘provocan’ es muy humillante y sale de una mente enfermiza, no os lo creáis. Las mujeres tenemos pleno derecho a vivir nuestra sexualidad sin que ello se interprete como provocación.

miercolesnegro2

¿Y qué les contamos a los niños y a las niñas?

Que les contamos y qué hacemos, porque somos sus espejos: un peque varón que vea a su padre gritando a mamá, podría reproducir el comportamiento de mayor; una niña pequeña que vea a su hermana mayor sumisa mientras el novio la intenta controlar a través del whatsapp, también está aprendiendo una conducta peligrosa para sí misma.

Los niños son hijos, hermanos, amigos, nietos, primos… de mujeres, y mamá y papá pueden hacer que cada niño se ponga las gafas de color violeta para entender el mundo. Necesitamos comunicarnos más en familia y exponer nuestros valores, desmontar prejuicios, y en definitiva poner sobre la mesa la necesidad de una sociedad más igualitaria. Un niño debe saber que no puede tocar a una chica sin consentimiento, ya no podemos seguir educando a las niñas para que vuelvan a casa corriendo, completamente tapadas y mirando hacia atrás cada vez que salgan de fiesta.

El diccionario de la RAE define sociedad como “conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes” o “agrupación natural o pactada de personas, organizada para cooperar en la consecución de determinados fines”. En mi opinión, si no somos capaces de acabar con la violencia de género (desde los micromachismos hasta el feminicidio) deberíamos dejar de llamarnos ‘sociedad’. Y por cierto, finalizo el post con una infografía muy útil para situarnos.

miercolesnegro5

Imágenes — Romina Lerda (Portada), twitter (#miércolesnegro)
Video — La Nación


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *