Perdonar en los niños: perdón sin rencor

Niño pide perdón con un beso a su amiga.

El niño no debe dejarse avasallar, no obstante, está bien dar segundas oportunidades y empatizar con el otro.

Una de las labores como padres es conseguir que los hijos sepan perdonar y olviden, no se queden con una sensación de intranquilidad, rencor y rabia en su interior. Seguidamente vamos a hablar sobre este tipo de emociones.

Aprender a perdonar

Los hijos necesitan ver a sus padres perdonar: a la pareja, a otros hijos, a amigos o familiares. Con el perdón se consigue alivio, pasar página y no estancarse en un mar de malas vibraciones y de negatividad para el otro y para uno mismo. Perdonando se curan heridas y se mejora como persona. Del modo contrario, la herida hará costra y permanecerá en la mente como una viñeta sin final feliz, sin permitir pasar a cosas mejores.

El niño debe aprender que si alguien le hizo algo malo e hirió sus sentimientos, está mal y no debe permitir que le pase en más ocasiones. Es de lógica que el niño desconfíe quien le molestó, sin embargo, es sano dar oportunidades y permitir al otro que cambie o se comporte mejor con uno mismo. En el caso de que no ocurra será previsible que se rompan amistades o se pongan ciertos límites.

El rencor

Dos amigas han hecho las paces tras un enfado.

De niño se empieza a forjar el carácter y personalidad, con lo que hay que actuar con el corazón y evitar guardar rencor a quien pasa por el camino.

El peor de los consejos como padres es decir a un hijo que se guarde una mala acción para venganza. El niño irá aprendiendo que en la vida hay buenos y malos acontecimientos y obras. Deberá saber que en más de una ocasión tendrá que lidiar con lo malo, afrontarlo y poner solución. No debe dejarse avasallar, sin embargo, no le llevará a ningún lado guardar rencor. Guardar rencor para un niño es peor, ya que están en un momento de crecimiento y consolidación de su personalidad, e iniciando sus primeras relaciones sociales.

El rencor trae dolor, rabia, malestar, ahoga y no permite seguir a la persona que lo alberga en su interior. Los padres deben trabajar para que estos sentimientos no corroan al niño. Es preciso explicarle al pequeño que cuando perdona descansa y es más feliz. El beneficiado será en primer lugar él mismo. Si es un niño que tiene problemas para expresar sus sentimientos, hay que tener paciencia y darle tiempo para su toma de decisiones.

La reacción del niño ante algo que le hiere

El niño desde pequeño debe aprender a resolver situaciones difíciles, y eso implica avanzar en las relaciones, que pueden ser truculentas. Perdonar a otros hace más humanos, y es que uno mismo también puede equivocarse y actuar mal. El niño debe tener esto presente y no creer que tiene la verdad absoluta, ni es perfecto. Equivocarse entra dentro de lo que se llama vivir.

El niño sentirá dolor y miedo cuando algo se le escapa de las manos, cuando alguien a quien quiere o tiene en consideración le defrauda. Sin embargo, su herida puede subsanarse con el perdón. Pese a que el niño ya no vuelva a confiar del mismo modo en alguien, empatizar, ponerse en el lugar del otro y comprender ciertas actuaciones, con ayuda de sus padres, le hará avanzar y evolucionar. No solo hay que animarle a perdonar, sino también a que admita su culpa cuando la tenga.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.