Qué es la placenta previa, síntomas y riesgos

La placenta es un órgano vital para el embarazo, es la conexión entre la madre y el bebé y a través de la placenta el pequeño puede obtener todos los nutrientes que necesita para poder crecer y desarrollarse con normalidad. Por este motivo, en todas las revisiones a las que te someterás durante tu embarazo, se revisará el estado de la placenta. El embarazo puede sufrir diversas complicaciones, asociadas a diferentes causas.

Una de estas complicaciones es la llamada placenta previa, un problema que afecta a uno de cada 200 embarazos. Esta complicación se da cuando este órgano se encuentra demasiado pegado al cuello del útero. Esto puede provocar diferentes complicaciones en el embarazo, pudiendo ser incluso la causa de una cesárea. Veamos más a fondo en qué consiste este problema y cómo puedes detectarlo en caso de que te ocurra.

¿Qué es la placenta previa?

La placenta es un órgano que se forma prácticamente a la misma vez que se da el embarazo. Su función es vital durante el embarazo, ya que es el nexo de unión entre la madre y el bebé. Este órgano con forma de masa viscosa, está unido a la pared del útero a través de vasos sanguíneos.

Cuando se sitúa demasiado cerca del cuello del útero o sobre él mismo, se obstruye la abertura. Esto puede ocasionar serios problemas de cara al parto, como una hemorragia. Por lo que en la mayoría de los casos, la embarazada que presenta esta complicación suele verse sometida a una cesárea. También se ampliarán las revisiones ginecológicas. Por lo que será fundamental revisar que todo se desarrolla con normalidad a pesar de esta complicación.

Existen tres tipos de placenta previa, que son los siguientes:

  • La placenta previa total, es el tipo más peligroso. Ya que en este caso el órgano se sitúa sobre el cuello del útero y lo obstruye completamente.
  • La placenta previa parcial, en este caso, esta bloquea una parte del cuello del útero.
  • La placenta previa marginal. Que es cuando esta se encuentra cerca del cuello del útero, pero en este caso no lo bloquea.

¿Cuáles son los síntomas de la placenta previa?

Es posible que presentes placenta previa en alguna de las revisiones anteriores a la semana 20 del embarazo, pero pasado ese plazo, esta suele desplazarse hacia arriba para liberar el cuello del útero. Si se presenta esta complicación, uno de los principales síntomas que puedes detectar es un sangrado vaginal. El sangrado puede estar causado por diversos motivos, por lo que es imprescindible que acudas rápidamente al servicio médico para que puedan comprobar cuál es la causa.

La placenta previa se detecta a través de una ecografía, ya que si se realiza algún examen vaginal se puede producir una hemorragia importante y muy peligrosa. En el caso de que la ecografía confirme que existe placenta previa, lo normal es que se programen nuevas revisiones médicas en cortos periodos de tiempo. De esta forma, se intentará alargar el embarazo el máximo tiempo posible, ya que en muchos casos es necesario realizar una cesárea para evitar complicaciones en el parto.

¿Cuáles son los riesgos de la placenta previa?

La placenta previa puede provocar diferentes complicaciones, aunque la principal es la ya mencionada hemorragia. Este problema suele ocurrir hacia el tercer trimestre del embarazo y las consecuencias pueden ser importantes. Además del sangrado vaginal, puede causar otro tipo de riesgos:

  • Bajo peso al nacer, esta complicación puede causar que el bebé tenga un desarrollo retardado. Esto puede tener graves consecuencias para el desarrollo del pequeño.
  • Defectos congénitos, aunque ocurre en un porcentaje muy bajo, es posible que el bebé nazca con alguna malformación física o en el funcionamiento de sus órganos.
  • Parto prematuro, es uno de los principales riesgos de este problema. Por este motivo se incrementan las revisiones con el ginecólogo y se suele programar una cesárea para estar prevenidos.

La placenta previa no se puede prevenir ni se puede tratar. Pero es importante que estés alerta ante cualquier cambio, para poder comentarlo con el médico que siga tu embarazo. Cuida tu cuerpo, disfruta de tu estado y siempre que notes algún cambio significativo, acude a tu médico.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.