Qué son las membranas ovulares

Las membranas ovulares en el embarazo

El embarazo y todo lo que le rodea es completamente mágico. Es curioso conocer cómo la increíble máquina que es el cuerpo (en el caso que nos ocupa, el cuerpo humano), es capaz de crear vida a partir de simples células. Uno de los elementos más importantes del embarazo es la placenta, un órgano que se crea de forma natural durante el embarazo y que supone el nexo de unión más importante entre madre y feto.

Una parte de la placenta es el saco amniótico, una especie de bolsa creada por capas de tejido llamadas membranas ovulares. Este saco será el hogar de tu bebé durante todo su periodo de gestación, en él, podrá crecer y desarrollarse gracias a los nutrientes y el oxígeno que recibirá de la madre. Además, se mantendrá protegido de los agentes externos, golpes y posibles infecciones gracias al líquido amniótico y a las membranas ovulares.

Las membranas ovulares

La placenta durante el embarazo

Al comienzo del embarazo, las capas de fibra que componen las membranas ovulares son muy pequeñas. Pero a medida que avance el embarazo, irán creciendo y aumentando su volumen hasta que finalmente, cubran por completo al embrión. Algo que ocurre relativamente rápido, durante el primer trimestre del embarazo.

Estas capas de tejido se dividen en dos partes:

  • La membrana interna: Esta parte se llama amnios, y es la que contiene el líquido amniótico y por lo tanto, la que aloja al feto durante todo el embarazo.
  • La membrana externa: Es la llamada corion, forma parte de la placenta y la que contiene el amnios, es decir, la membrana interna.

Ambas capas de membranas ovulares están muy pegadas la una a la otra y están formadas por diferentes tipos de células. Tanto el líquido amniótico como las membranas ovulares, son esenciales para el desarrollo del feto, ya que son las responsables de que el pequeño se encuentre protegido. Por una parte, el líquido amniótico le permite moverse y desarrollar su cuerpo con normalidad.

Además de mantenerlo caliente ya que le proporciona una temperatura adecuada durante todo el embarazo. Y además lo mantiene protegido de los golpes y posibles traumatismos que podría sufrir como consecuencia de los movimientos de la madre.

Las membranas ovulares, protegen a su vez al feto y al líquido amniótico, ya que impiden que microbios y otras bacterias procedentes del tracto reproductivo, accedan al saco amniótico.

Complicaciones el embarazo: rotura prematura de membranas

Hidramnios: trastornos del líquido amniótico

Las fibras que forman las membranas ovulares se van degradando a lo largo de todo el embarazo. Puesto que se trata de un elemento con fecha de caducidad, a medida que se acerca el momento del parto, las membranas que forman el saco amniótico se irán debilitando hasta que se rompan para dejar salir el líquido amniótico y seguidamente al bebé.

Uno de los problemas que puede darse durante el embarazo es, la rotura prematura de membranas. Esta complicación supone la pérdida de líquido amniótico, lo que puede ser muy peligroso para el feto, dependiendo de la semana de gestación en la que ocurra este problema. Además de ser una peligrosa fuente de infección, supone que el feto no reciba los nutrientes y el oxígeno que necesita para crecer y sobrevivir hasta el momento del parto.

No obstante, aunque la rotura prematura de membranas puede ser peligrosa, en la mayoría de los casos todo se desarrolla con relativa normalidad. Si esto sucede entre las semanas 34 y 37 de gestación, es posible que el médico decida adelantar el parto para evitar infecciones y riesgos en la salud del bebé. En el caso de que la rotura se produzca antes de la semana 34, los riesgos para el bebé son importantes y se realizarán diferentes técnicas para intentar alargar el embarazo durante el máximo tiempo posible.

En cualquier caso, es muy importante que durante tu embarazo sigas una alimentación variada y equilibrada y que adoptes hábitos de vida saludable. El estrés, el sobre esfuerzo, un ejercicio poco recomendable o ciertos hábitos de vida poco saludables como el tabaco, son factores de riesgo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.