Síntomas de insolación en bebés

tomando la temperatura a un bebé

La insolación en bebés es la forma más grave de enfermedad debida al calor, que ocurre cuando el cuerpo no puede regularse debido a los efectos de demasiado calor o humedad por la exposición al sol. Suele caracterizarse por enrojecimiento, piel seca y temperatura corporal elevada sin sudoración. Mientras que los adultos están acostumbrados a tratar enfermedades comunes relacionadas con el calor, los bebés son más propensos al agotamiento por el calor, lo que puede ocasionar hasta un derrame cerebral.

La principal causa de insolación entre los bebés es la deshidratación provocada por la exposición excesiva al sol. Antes de que se desarrolle la insolación, los bebés primero experimentan enfermedades por calor menos graves, como calambres por calor o agotamiento por calor. Como tal, la prevención de la insolación entre los bebés se podría lograr tratando o previniendo estas afecciones menos graves relacionadas con el calor.

¿Por qué los bebés son vulnerables a la insolación?

Los bebés son más propensos a las insolaciones debido a que sus adaptaciones fisiológicas están menos desarrolladas. Los bebés se deshidratan más rápido que una persona adulta, y tampoco pueden regular la temperatura de su cuerpo porque su piel todavía es demasiado fina. Los bebés sudan menos que una persona adulta. La sudoración sirve para refrescar los cuerpos, por tanto, sin la capacidad de sudar adecuadamente, sus cuerpos generan más calor. Por estos motivos, a los bebés les resulta mucho más difícil adaptarse a los cambios de temperatura.

Los bebés también tienen una incapacidad natural para expresarse con claridad. No pueden decir si tienen sed o hambre, o si les molesta el calor que están sintiendo. Pueden producir sonidos, quejidos o lloros, pero muchas veces no les entendemos, o pensamos que les pasa otra cosa cuando en realidad se quejan por el calor.

Síntomas de la insolación

Las enfermedades relacionadas con el calor en los bebés tienen síntomas comunes. Estos síntomas se caracterizan principalmente por ser síntomas intensificados de agotamiento debido al calor. Es muy importante reconocerlos, así que toma nota:

  • Boca y ojos secos
  • Sed intensa o deshidratación
  • Orina oscura
  • Irritabilidad inconsolable
  • Aumento de la temperatura corporal o fiebre alta, más de 40ºC
  • Piel roja, caliente y seca
  • Vómitos
  • Confusión
  • Respiración rápida
  • No responde o está como en shock

Los bebés diagnosticados con insolación suelen tener fiebre alta, la piel caliente o seca y ausencia de sudoración. Hay que tener en cuenta que la insolación es una situación de emergencia, por tanto, si tu bebé muestra signos de insolación o signos de enfermedades más leves relacionadas con el calor, debes acudir rápidamente al médico para que lo examinen y traten cuanto antes.

Tratamiento de la insolación en los bebés

La insolación es una emergencia potencialmente mortal si no recibe un tratamiento adecuado. Los padres o cuidadores deben hacer uso de la ayuda médica de emergencia tan pronto como surjan los síntomas de agotamiento por calor. Al mismo tiempo, se deben realizan los siguientes primeros auxilios mientras se espera la atención médica, para evitar la progresión de la insolación:

  • Lleva al bebé a un interior o a cualquier lugar que esté más fresco.
  • Quítale todas las prendas de vestir que lleve puestas.
  • Baja la temperatura del bebé rápidamente, remójalo con agua fría o báñalo directamente. O al menos, cúbrelo con paños húmedos y fríos.
  • No le des líquidos o medicamentos, a menos que sea bajo indicación de un médico o a menos que el bebé esté lo suficientemente consciente como para dar pequeños sorbos.
  • No dejes al bebé solo en ningún momento.
  • Si está inconsciente, acuesta al bebé de lado y comprueba que su respiración sea normal de vez en cuando.

Mantén a tu bebé protegido de la insolación

bebé hidratado en la playa

Evitar que los bebés sufran una insolación o cualquier enfermedad relacionada con el calor es relativamente fácil. En primer lugar, debido a que los bebés son más propensos a la deshidratación, tienes que asegurarte de tener a tu bebé siempre hidratado dándole el agua necesaria. Una forma rápida de determinar si bebe el agua necesaria es controlar el color de su orina. Una orina de color amarillo oscuro implica una leve deshidratación. En cambio, un color claro o amarillo claro significa que está bebiendo suficiente líquido.

Los cuidadores también deben tener cuidado con los calambres debidos al calor. Los calambres por calor son la reacción más común a la exposición al calor. Tratarlos a tiempo evitará la aparición de enfermedades más graves relacionadas con el calor, como el agotamiento o la insolación. La actividad física al aire libre y su exposición al sol deben ser controladas por sus cuidadores. No expongas a tu bebé al sol en las horas más calurosas del día, y si lo expones a la luz solar hazlo solo en las horas apropiadas y por períodos cortos de tiempo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)