Sueño profundo: cómo lograr que tus hijos duerman bien

Lograr el sueño profundo es esencial para que se produzca un descanso real durante la noche. No es tan sencillo como acostarse y dejar pasar la noche, es fundamental que el sueño sea reparador. Para todas las personas, descansar bien es necesario, pero mucho más aun si cabe lo es para los niños. Los peques tienen que levantarse descansados de cuerpo y mente, para poder asimilar toda la nueva información que reciben cada día.

Así como necesitan que su cuerpo descanse de todas las actividades realizadas durante el día, para poder jugar, correr, saltar y desarrollarse también físicamente. Es decir, es muy importante que los niños duerman bien cada noche, que alcancen un sueño profundo, de calidad y reparador. Si te preguntas cómo puedes conseguir que tus hijos duerman bien, no te pierdas los siguientes consejos.

Una buena rutina de sueño es fundamental para lograr que tus hijos duerman bien

Conseguir que los niños tengan una buena rutina de sueño, es asegurarte de que cada día dormirán plácidamente y bajo un sueño profundo. Cuando su organismo se acostumbra a esa rutina, cada día su cuerpo se encarga de enviar las señales necesarias para avisar de que ha llegado la hora de dormir. Y cuando esto sucede, los niños son capaces de dormir cada día en un horario y de una forma apropiada.

La rutina de sueño debe comenzar a media tarde, cuando los niños ya han terminado de realizar actividades como las tareas escolares o los juegos en la calle. Unas dos horas antes de la hora de dormir, hay que ir introduciendo cambios en la rutina, con los que el niño irá bajando revoluciones y poco a poco irá relajando su cuerpo, preparándose así para dormir bien.

¿Cómo debe ser una rutina de sueño?

En una buena rutina de sueño se incluye la hora del baño, la cena y una actividad relajante antes de dormir. Para que cada una de estas actividades invite al sueño, deben realizarse de forma relajada. ¿Cómo debe ser el baño o la cena para que no interfieran en el sueño?

  • La hora del baño: Los niños se lo pasan muy bien jugando en la bañera, mientras que el agua templada va relajando su cuerpo sin que apenas lo noten. Procura que el baño tenga un tiempo limitado, de lo contrario, pasará a ser una actividad emocionante y en lugar de relajar al niño, lo excitará más. Unos 15 minutos es tiempo más que suficiente. Recuerda que es esencial que el niño colabore en la recogida de sus cosas después del baño.
  • Una cena ligera: Lo que tomen los niños por la noche para cenar, puede interferir positiva y negativamente en su sueño. Alimentos que incluyan triptófano como el plátano o el huevo, son perfectos para la noche ya que es una sustancia que ayuda a relajarse. Por el contrario, por la noche deben evitar alimentos que incluyan excitantes, como el chocolate, las bebidas carbonatadas o alimentos fritos y muy pesados.
  • Un juego o actividad relajante: Después del baño y la cena, los niños pueden realizar una actividad relajante como leer un cuento o cantar una canción con papá y mamá. Preferiblemente, se debe realizar en la cama, con una luz tenue que invite al descanso.

Otros aspectos influyen en la calidad del sueño

Aspectos como la ventilación del dormitorio, los objetos que decoren las paredes o el desorden, pueden afectar al sueño de los niños. Por ello, es muy importante que cada día se ventile bien la habitación y que la cama esté bien hecha para que el niño pueda dormir bien. También es esencial mantener los juguetes recogidos y guardados en su sitio antes de dormir, para lograr un ambiente de relajación y orden.

Si tu hijo necesita tener algo de luz en la habitación para poder dormir, puedes colocar una pequeña luz suave en una zona donde no caiga directamente sobre el cuerpo del niño. Por ejemplo, una pequeña luz «antimiedo» en un pasillo cercano a la habitación. Incluso, puedes colocar en el techo algunas pegatinas iridiscentes en la oscuridad. Estas luces aportan calidez y son perfectas para iluminar la habitación sin necesidad de recurrir a la luz artificial. Con estos consejos lograrás que tus hijos duerman bien cada noche.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.