¡Al rico zumo para la niña y el niño! Pero ¿y si beberlo no fuera tan saludable?

Zumo

Ayer escuché de casualidad una conversación entre dos mamás de niños muy pequeñitos (3 / 4 años): iba sobre los almuerzos que les ponen para el cole… ¡Atención!: “si le pongo a la niña bocata todos los días, o fruta el ‘día de la fruta’, acaba aburriéndose”; como solución, ofrecía la siguiente: “voy cambiando, un día un trozo de coca (torta dulce) con mantequilla, otro galletas tipo ‘oreo’. Me quedó claro entonces que el título de padre / madre no nos da más sabiduría en el campo de la salud infantil, aunque por el bien de los niños, debería ser así. Para mis adentros pensé: “ojalá que vaya esta tarde a la charla sobre nutrición en la escuela”.

Pero mira: a fuerza de que nos hablen de alimentos (sólidos) insanos por exceso de azúcar, sal, grasas malas, etc… vamos tomando un poco más de conciencia, es decir nos rechinan el tipo de comentarios que menciono más arriba. Pero ¿qué qué pensarías de las siguientes afirmaciones? “es que no le pongo botella de agua porque prefiere el zumo”, o “le llevo batido (¡toma azúcar!) para merendar”, o “todos los días sacamos la licuadora y hacemos un buen zumo natural, ¡es tan sano!”.

Parece que en la actualidad a los niños les aburre o les cansa tomar agua, ¡claro como ya no es costumbre en las casas! Pero sin duda es la bebida más sana, por delante de los zumitos naturales.

¿Cómo que la más sana? te preguntarás, te entiendo perfectamente: solemos tener un exprimidor de diseño en la encimera, sabemos que las frutas son saludables, además son dulces. ¿Qué tiene de malo su zumo? ¡si además puede competir con refrescos azucarados y zumos envasados! Ya pero… lo que ocurre es que la fruta es un alimento rico en azúcares (ya sé, son naturales), y cuando los niños se toman un zumo de 4 naranjas, se están metiendo en el cuerpo el azúcar de todas las naranjas, y nada de fibra.

¡Al rico zumo de piña para... ! Pero ¿y si beberlo no fuera tan saludable?

Que conste que no lo digo yo, bueno sí: lo digo y lo hago instintivamente desde que eran pequeños. Pero que el zumo natural no es tan saludable como piensas (y no digamos las otras bebidas) están afirmándolo nutricionistas, pediatras y diversas sociedades profesionales desde hace años. Y es que, lo bueno de la fruta natural no compensa la elevada concentración en azúcar de un zumo. Este estudio publicado en The Lancet ‘Diabetes & Endrocrinology’, afirmó que – si bien – el zumo natural contiene más vitaminas y antioxidantes, también es capaz de provocar un efecto generador de sobrepeso, debido a un exceso de calorías.

El zumo natural de frutas es una bebida apta, siempre que se recurra a él de forma ocasional

Zumo natural de frutas: una bebida cuyo uso debemos limitar.

Contrariamente a lo que muchos de nosotros pensamos, es preferible la fruta fresca al zumo de la misma, es – además – una buena práctica – acostumbrar a las niñas y los niños a consumirla entera, a trocitos o rallada (aplastada si son frutas blandas como el plátano o la uva). A las madres y los padres apenas nos supone esfuerzo (lavar-pelar-cortar) y para nuestros hijos es muy educativo, además de que sienta las bases de una alimentación saludable en el futuro, y ¡por qué no decirlo! de esta forma también se estimula la masticación, y cuando se trata de bebés de entre 1 y 4 años esto es muy recomendable, frente a proporcionarles únicamente alimentos en forma de papillas, purés y sopas, que no solo desalientan el comer sin que nadie les ayude, sino que también elimina la posibilidad de valorar el contraste de sabores, colores y olores.

Me dirás: “bueno es mejor un zumo natural que un refresco”, pues… a ver como lo explico: es verdad que en el primero los nutrientes son de mejor calidad que en los segundos, pero me remito a lo explicado anteriormente, para recordar que no se deberían consumir habitualmente. Se han realizado experimentos sobre el impacto de los zumos de frutas en la salud; recuerdo en concreto uno en el que tras administrar durante un mes zumo de uva (esa fruta deliciosa y cargada de azúcar), se comprobó que la circunferencia de la cintura en las personas que lo habían tomado, había aumentado, y su resistencia a la insulina también.

¡Al rico zumo de piña para... ! Pero ¿y si beberlo no fuera tan saludable?

¿Nada de zumos envasados?

Antes de empezar aclaro que no deseo perderme explicando los tipos de zumos existentes en función de su proceso de elaboración, por eso os remito a este estupendo artículo en el blog de la nutricionista Naiara Fernández. Dicho esto voy al grano: esta investigación realizada por la Universidad de Glasgow, afirma que los zumos envasados son tan peligrosos para la salud como los refrescos. O sea que ese 70,1 % de padres que (en este estudio publicado en la revista de Pediatría de Atención Primaria) les daban a sus hijos e hijas zumos envasados para merendar, y lo hacían de forma habitual, están equivocados.

Esto te interesa: un zumo para serlo no puede llevar azúcar añadido (según una directiva europea de hace cuatro años), porque los que se endulzan con MÁS azúcar se deben denominar ‘néctar’ a fin de no llevar a engaño. Sin embargo, siguen conteniendo mucho azúcar proveniente de las frutas a partir de las que se elaboran, y en ocasiones, de otras añadidas para que resulte más dulce.

¡Al rico zumo de piña para... ! Pero ¿y si beberlo no fuera tan saludable?

Al fin de cuentas, lo que más nos preocupa es la salud de los niños, y sabemos que un exceso de azúcar se relaciona con la adquisición de diabetes de tipo 2, con sobrepeso, con desarrollo de caries, y con desequilibrio nutricional

¿Qué pueden beber entonces los peques?

¡Agua! ¿te sorprende mi afirmación? Mira si tiene ventajas: quita la sed, refresca, no tiene aditivos ni calorías, es tan fácil de llevar como un zumo envasado o un batido… ¿Quieres más opciones? Piensa en un vaso de leche a la hora de la merienda o después de cenar. ¿Qué les haces un zumo de naranjas o fresas de vez en cuando? Tampoco pasa nada, pero que sea ’de vez en cuando’.

Pero limita al máximo refrescos, zumos envasados (incluyendo los que llevan leyenda ‘sin azúcar’) y batidos

Imagen — (Portada) John Revo Puno


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *