Los pilares de la educación en niños

La educación es un derecho fundamental de los niños recogido en la Declaración Universal de los Derechos de los niños, como vimos en el artículo “10 derechos fundamentales de los niños”. Y no solo como la educación vista como memorización de datos, sino una educación completa en todos los ámbitos, asentada en unos valores y habilidades que les faciliten su vida. Veamos cuales son los pilares de la educación en los niños.

Autoestima

La autoestima determinará su salud emocional por eso es tan importante. Afecta a todas las áreas de nuestra vida y nuestra autoestima se va formando desde que somos pequeños. Nuestras experiencias y como las interpretamos van haciendo que nuestra autoestima sea buena o mala. Y en la autoestima de los niños tenemos mucha responsabilidad los padres, que somos las principales figuras de apego que tienen los más pequeños.

La educación debería ayudar a los niños a aprender a conocerse mejor, a valorarse y a quererse. A tratarse con un idioma correcto sin autocríticas ni lenguaje negativo. Enseñarles que cada uno somos distintos y especiales, que tenemos nuestras peculiaridades y que eso nos hace únicos.

No te pierdas el artículo “Cómo fomentar la autoestima en niños” donde explico más a fondo en qué consiste la autoestima y cómo ayudarles para mejorarla y trabajar en ella.

Valores

Efectivamente, somos los padres los que debemos analizar que valores queremos sembrar en nuestros hijos y trabajar en ellos, pero los maestros también pueden trabajar con valores en el aula. Así se reforzarán sus aprendizajes y serán más interiorizados, ya que lo verán en los demás niños como algo normal.

Valores como la solidaridad, el respeto, la bondad, la igualdad… lo que hacen en controlar nuestro comportamiento hacia una determinada dirección. Según los valores que hayamos tenido en nuestra familia así serán cuando seamos mayores.

En el artículo “La importancia de educar en valores” os hablo de los principales valores que hay, como influyen en nuestras vidas y unos consejos sobre cómo educar en valores.

Inteligencia emocional

Es de vital importancia enseñar a los niños inteligencia emocional. Gracias a ella los niños podrán gestionar sus emociones, saber poner nombre a cada una de ellas, reconocerlas en los demás (lo que mejora la empatía) y a saber exteriorizarlas de una forma saludable.

Es tal su importancia que la educación emocional que determinará con gran probabilidad si seremos felices o no, como vimos en el artículo “Educación emocional: predictor de éxito en la vida”. Muchos de los problemas emocionales que existen hoy en día en adultos no existirían gracias a la inteligencia emocional: depresión, ansiedad, adicciones… Por eso es vital formar a los en este campo, tendrán una buena salud mental y emocional, y serán mucho más felices.

Para ello cuanto antes comencemos mejor. Ya comienzan a aparecer como clases extraescolares, aunque lo ideal es que fuera una asignatura fija para todos los niños de todas las edades. Cuando nos demos cuenta que lo que más importa no son los datos que recuerden sino como interpreten las situaciones que vivan y como gestionar esas emociones, sabremos darle la importancia que tiene a nuestra salud emocional.

Conclusión

La educación debería ser vista como una totalidad, no solo para aprender tablas de multiplicar y a memorizar datos. Y para ello debe haber un trabajo conjunto de hogar-escuela-sociedad, donde se compartan líneas de trabajo entre todos . Ya se ha demostrado que existe más de un tipo de inteligencia aunque en la educación se siga centrándose en uno solo.

Cada niño y niña debería ser educado para sacar su máximo potencial dentro de sus diferencias, respetando sus tiempos y debe ser algo conjunto entre familia y escuela. Aprender datos, culturas, avances, historia pero también a tolerar la frustración, a gestionar la rabia y canalizar el dolor. Aprender a ser solidarios entre nosotros, a no pisotear a nadie y a respetar al prójimo y a nosotros mismos.

Porque recuerda… la educación es un derecho básico de los niños.


Sé el primero en comentar