Niños adoptados en busca de su pasado biológico

El niño adoptado carece del apego de una madre y un padre de sangre desde el nacimiento.

El abandono de un padre es una herida difícil de cerrar, pese a que dispongas del afecto y cuidado de otros. Vamos a descubrir qué causa que los hijos abandonados y adoptados necesiten encontrar sus raíces y conocer a sus padres biológicos.

Un padre no interioriza su nuevo rol por mera genética, un padre es quien ejerce y está presente en todo momento, no obstante, en muchas ocasiones la sangre y el apego juegan un papel decisivo para los hijos. Llega un momento en la vida en la que necesitas encontrar respuestas en tu propio entorno y el de tu familia biológica. Has de ser muy fuerte psicológicamente y tener las ideas muy claras para tomar una decisión tan trascendental en lo que va a ser un cambio drástico nuevamente en la vida.

Cuando unos padres deciden abandonar a su hijo, bien sea por economía, falta de estabilidad emocional o madurez, miedos, problemas familiares…, comienza un proceso de desestructuración a nivel emocional, tanto en los padres como en el hijo. El hijo carece del apego de una madre y un padre de sangre desde el nacimiento. Ese apego favorece el desarrollo para futuras relaciones sanas y estables con la sociedad, autoestima y seguridad.

Los niños que han sido abandonados y en un futuro necesitan encontrar respuestas y conocerse, ven la búsqueda como algo que les lleva a la liberación. El “saber” implicará entender muchas situaciones, actuaciones, características o rasgos personales. La familia adoptiva debe facilitar el proceso y colaborar si el niño lo pide y desea. En bastantes ocasiones los hijos por miedo a dañar a sus padres adoptivos, callan, lo hacen a escondidas o tras su muerte.

En busca del pasado

Llega un momento en la vida en la que necesitas encontrar respuestas en tu propio entorno y el de tu familia biológica.

No es fácil encontrar respuestas, sin embargo, es un derecho de las personas adoptadas y pueden hacerlo por su cuenta siempre y cuando lo consideren. Los niños adoptados necesitan saber, cubrir vacíos y cerrar un capítulo del pasado desconocido. Los niños que han sido adoptados podrán avanzar en su desarrollo de identidad personal, en el momento que en que asuman y acepten que son parte de dos familias, aunque de distinto modo. El porcentaje en el que quieren tomar partido ya es un tema perteneciente al protagonista.

  1. Conocer la verdad, las respuestas: Quienes han pasado de pertenecer a una familia de forma consanguínea para adentrarse en otra, sienten que ha habido una ruptura en su historia y necesitan descubrir los motivos, que les saquen de dudas y les afirmen que no han sido culpables de nada. Muchos niños llevan el peso de la culpa y sienten que han fallado como hijos, que no les querían y no eran merecedores de ese afecto. Es conveniente hablar y explicarles todo, de un modo pausado y comprensible. Nadie puede construir una vida y un futuro sobre lo desconocido y sobre un vacío existencial.
  2. Lograr la identidad: Las personas que rodean al menor, bien sea la familia natural o adoptiva, aportan valores para su día a día y componen su identidad y realidad. El niño necesita superar el abandono pese a que se encuentre feliz y amado en su nueva familia. Si viene de otra familia, necesita tiempo para adquirir confianza y apego hacia los nuevos miembros.
  3. Miedo al abandonoUn niño que ha sido abandonado por sus padres, vive con el miedo a sufrirlo de nuevo e incluso creen merecérselo. Es de personas valientes, curiosas, despiertas y sanas querer saber más y temer sentir angustia. Tanto padre biológicos como el niño deben entender los nuevos roles, posturas y tener muchas conversaciones y confianza para hablar, discutir y preguntar sin miedos, presiones o tabúes.
  4. Comunicación: Conviene ser honestos con el niño, responder con la verdad, no dar evasivas…Es adecuado que los padres biológicos pongan palabras y facilidades para mitigar la angustia del niño. Debe estudiarse y trabajarse con los niños desde pequeños, incluso en terapia. En la adolescencia todo es más complejo y la búsqueda de su identidad personal es un tema principal y costoso. Cuando son pequeños quieren conocer y no están en esa etapa vital tan llena de altibajos y revolución hormonal, por lo que se les puede explicar poco a poco, dejarles preguntar, consultar, averiguar, sin estar tan a la defensiva…
  5. Base segura y arraigo : Cuando el niño se siente parte de su familia adoptiva como si fuese la única y cuando acepte sin rencor y con tranquilidad su situación podrá continuar su vida feliz. Cuando el niño sigue con ese duro peso detrás, permanecerá estancado y sin poder pasar página, victimizándose y preguntándose el porqué constantemente. Si sus padres, su familia adoptiva no pone trabas, ni se siente apartada o de segunda, juntos podrán evolucionar, respetarse y quererse más. En casos tan arduos y que ponen a prueba la fortaleza, conviene mantenerse firme y seguro. La adversidad y las ganas de lucha y conocimiento lo posibilitan todo.

Cuando un niño es adoptado su pasado llega a la nueva familia. La mochila del niño llega cargada de miedos, preguntas…, y todo debe ser compartido por los miembros que le rodean. El niño no debe sentirse solo, está muy vulnerable y necesita afianzarse a nivel emocional y sentir fuertemente la protección de sus padres adoptivos. Es muy fuerte la necesidad de completar las respuestas en blanco para evolucionar mentalmente.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Familia

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.