Niños y tablets: todo lo que necesitas saber

Niños y tablets

El sociólogo Genís Roca, a quien conocemos por su participación en el cuaderno FAROS número 9 (“Las nuevas Tecnologías en niños y adolescentes”), nos habla del ‘cambio de Era’ impulsado por el desarrollo de las TIC. Hay una frase suya que me encanta y espero no desvirtuar, dice así “el ser humano se caracteriza por el lenguaje y por utilizar / desarrollar la tecnología”. En una de las publicaciones en las que le han entrevistado o ha aparecido mencionado, encontré una reflexión que me gustó muchísimo…

Se hizo una pregunta que creo que deberíamos formularnos también las madres y los padres. Muchas veces tenemos la sensación de estar viviendo situaciones de conflicto con nuestros hijos debido al uso de la tecnología; y si voy más allá, también tendemos a ‘demonizar’ todo lo que las envuelve. Pero lejos de pensar “con lo bien que estaban los niños antes de la smart tv, de las tablets, de las consolas…; deberíamos entender que quizás hayamos sido nosotros mismos (el conjunto de la sociedad) los que necesitábamos avanzar y transformar nuestra forma de comunicarnos, y por eso hoy leemos prensa digital y las cartas en papel han desaparecido de los buzones. Os vamos a contar todo lo que sabemos sobre niños y tablets, esperando que os guste.

Los niños son nativos digitales” (es una frase manida, lo sé) y saben utilizar la tecnología con unas habilidades que ya querría yo para mí; eso unido a las características inherentes a su desarrollo (impulsividad, dificultades para entender las consecuencias, etc.), provoca que a veces nos de un poco de miedo las posibles consecuencias derivadas de un mal uso. Quien más, quien menos ha mantenido algún “tira y afloja” con sus vástagos en este sentido. Por si fuera poco Internet saca lo mejor de nosotros mismos, aunque puede sacar también ‘lo peor’, y ese es uno de los miedos que en cuanto crecen solemos tener: que no sepan protegerse de personas con malas intenciones, y de prácticas arríesgadas.

Si como padres inhibimos el contacto de los niños con los dispositivos tecnológicos, estamos dando la espalda a la realidad; si somos en exceso permisivos y despreocupados, les podemos hacer daño por falta de supervisión (hay un concepto que lo ejemplifica muy bien: “huérfanos digitales”). Entonces ¿es solo cuestión de equilibrio? Pues sí: de equilibrio, de sentido común, de entender el papel que como progenitores tenemos, de ajustarnos a lo que los niños piden, pero también de sus necesidades como seres en crecimiento. Con un poco de práctica, y de eso tenemos mucho los progenitores, no es tan difícil como parece, ¿o si?

Niño jugando con tablet

¿Necesitamos las tablets?

Atendiendo a dos de las acepciones de la palabra “necesidad” encontramos que es ‘aquello a lo cual es imposible resistirse’ y ‘carencia de las cosas que son menester para la conservación de la vida’. Entonces la respuesta a la pregunta formulada es SÍ y también NO. En cualquier caso, el contacto con los dispositivos TIC ayuda a los niños a desarrollar competencias que les serán muy útiles en el futuro. A la hora de plantearnos cuándo facilitar a los niños el uso, yo diría que todo depende de la edad, pero también de la madurez, y por supuesto del presupuesto familiar (que las desigualdades sociales ya se están produciendo en este tema).

¿Qué inconvenientes tiene para los niños el uso de las tablets?

Si tomamos la decisión previa reflexión y somos capaces de guiarles y supervisarles (más o menos intensamente según tengan 4 o 14 años): ninguno. Y sí: todos hemos leído recomendaciones y estudios que relacionan (por ejemplo) el uso excesivo con tal o cuál riesgo o problema. A mí no me gustan los dogmas, y voy más allá: la Academia Americana de Pediatría que hace años desaconsejaba uso de la televisión por menores de 2 años, ahora mismo está reformulando sus consejos y centrándose más en los contenidos que en los rangos de edad.

Hasta dónde sé (y no lo sé todo) las alertas que a lo largo de estos años hemos escuchado: en Japón los pediatras avisaban de que smartphones y tablets no podían ser usados como niñeras, en el Reino Unido los profesores habían notado que los niños habían perdido capacidades manuales, en Corea del Sur hay campamentos estivales de desintoxicación tecnológica…; pues bien, todas ellas se deben a un uso excesivo o un mal uso, en definitiva a una falta de implicación de los adultos.

Si regulamos los tiempos de utilización, acordamos normas familiares, nos comunicamos mucho con los niños sobre este tema, y seguimos proporcionándoles alternativas de ocio, lo más probable es que los propios menores tiendan a la regulación, aunque para ello necesiten la intervención parental.

Porque si juegan mucho a una tablet o a una consola no les da el aire y el sol, si envían fotos comprometidas a través de whatsapp pueden tener ciertos problemas; pero detrás de eso hay adultos que acceden sin rechistar, compran la PS a un niño de 5, la tablet al bebé de 8 meses, y no le han contado jamás al de 12 nada sobre ciberciudadanía. Además, si recordáis, contábamos aquí que muchas veces los peques tienen más sentido común que nosotros.

bebé con tablet

¿A qué edad se recomiendan?

Ya lo he insinuado, recomendar es un poco osado en ocasiones: los que tienen que tomar decisiones son los padres, así que la recomendación principal es sentido común. La segunda es: ¡ejerce como padre! y entiende que en ocasiones deberás decir “no” a un deseo de la niña o el niño. Desde luego, antes de los 6 años yo desaconsejaría que un menor tuviera tablet propia, pero hasta esa edad pueden utilizar la de mamá o papá. De hecho, La Organización para la Seguridad del Internauta apunta que entre los 3 y los 5 años es la edad del primer contacto con la tecnología. Es más fácil ejercer una supervisión total y continua si usan vuestros dispositivos.

¿Antes de los 3 años? En mi opinión el uso será mucho más puntual y minoritario, porque cuando están desarrollando tantas habilidades básicas y necesarias, podemos prescindir (parcialmente) de que tengan un uso continuado de las tablets. Repito: siempre desde la prudencia y el equilibrio, porque durante la primera infancia aprenden a relacionarse con ellos mismos, con los demás, con el entorno… Si en lugar de llevarles al parque les dejas que pasen la tarde con tu dispositivo y tienen 4 años, les haces más mal que bien.

Cómo garantizo la seguridad.

Virus, troyanos, adicción, acceso a contenidos inapropiados, contacto con personas inadecuadas… ¡uf! si tus hijos tienen menos de 6 / 7 años esto aún te queda un poco lejos, pero efectivamente la seguridad es básica. Por eso comparto con vosotros este decálogo elaborado por Kids and teens online, que transcribo, “si piensas regalarles una tablet (u otros dispositivos) ten en cuenta”:

  • Instala previamente un antivirus.
  • Activa la contraseña en el terminal a fin de controlar la descarga de aplicaciones y compras.
  • Establece el tiempo de uso: que tus hijos conozcan previamente la norma, y que el tiempo sea adecuado a la edad (30 minutos son muchos para un bebé de 2 años, y son pocos para un niño de 9 que está haciendo un proyecto del cole). ¡No es lo mismo un día laboral que el fin de semana!
  • Deja claro en qué espacios y momentos NO se permite el uso, y a partir de qué hora se apagan las pantallas.
  • Configura el control parental.
  • Que se acostumbren a consultar antes de subir fotos.
  • Diles que es peligroso conectarse a redes wi-fi públicas y gratuitas.
  • Explícales cómo se bloquea la pantalla para que nadie acceda a los contenidos.
  • Si conocen las redes sociales, revisa su configuración de privacidad.
  • Es importante que progresivamente entiendan la conveniencia de leer las condiciones de uso de las aplicaciones.

Niños y tablets

¿Cuál es la mejor tablet para niños?

Desde hace 2 años se han convertido en el ‘regalo estrella” de las Navidades, así que no me extraña los quebraderos de cabeza que su compra genera. En principio cualquier tablet sería adecuada, pues en ella se pueden visualizar o descargar contenidos adecuados para las edades de nuestros hijos, sin embargo hay características diferenciadoras en las que se basan algunos modelos diseñados específicos para peques (las Vtech, Paquito, Clan, etc), y que garantizan el éxito.

Por lo tanto, cuando vayas a elegir un tablet para niños procura que tenga un diseño adecuado, una interfaz adaptada, una pantalla de 7 pulgadas, que sea resistente (rugerizada) o que no dispongan de un hardware demasiado limitado. Lo más habitual es que compremos un dispositivo Android, y no está de más (sobre todo en modelos low cost) comprobar que tiene acceso a Google Play.

Para finalizar y resumiendo: convivimos con la tecnología, si apartas a tus hijos pueden convertirse en analfabetos digitales, pero ello no significa que les tengas que comprar su primera y flamante tablet a los 12 meses. Yo lo que observo aún es mucho miedo de los progenitores, muchas alertas de expertos, y eso podría generar confusión, recuerda que nadie puede tomar la decisión por ti, y no olvides que la presencia de tecnología en nuestras vidas no es mala per se. De hecho, si nuestra especie no se caracterizara por desarrollar avances tecnológicos, quizás no hubiéramos llegado al Neolítico.

Imágenes — nooccar, flickingerbrad, umpcportal.com, aperturismo


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *