Primeras semanas de embarazo: cuidados que no debes pasar por alto

Cuidados en las primeras semanas de embarazo

Los cuidados en las primeras semanas de embarazo, son fundamentales para que este se desarrolle con normalidad. En muchos casos, la ausencia de ellos ya sea por desconocimiento del embarazo o por exceso de confianza, pueden causar diferentes complicaciones en el embarazo. Al hablar de cuidados no debes centrarte exclusivamente en los cuidados médicos, ya que la alimentación y el estilo de vida, también influyen en gran medida en el progreso del embarazo.

En definitiva, el embarazo es un estado maravilloso en la vida de la mujer (en la mayoría de los casos) pero no está exento de peligros, riesgos y por lo tanto, cuidados que debes mantener. Aunque lo primero que debes hacer sin duda es acudir a tu médico, es esencial que un especialista como ginecólogo o matrona, controlen tu embarazo desde el primer momento. Además, tendrás que someterte a una analítica completa en las primeras semanas de gestación.

Cuidados en las primeras semanas de embarazo

Para que tu bebé pueda desarrollarse y crecer correctamente en tu interior, es fundamental que tú misma te encuentres fuerte, sana y saludable, tanto física como emocionalmente. Los cambios hormonales son muy fuertes en estos periodos y pueden jugarte una mala pasada en el plano emocional. Debes ser consciente de que se trata de un desajuste relacionado con el embarazo y disfrutar de esta etapa tan especial de tu vida. Incluso, debes permitirte encontrarte baja de ánimos o sin energía de vez en cuando, ya que es completamente normal.

Eso sí, no te abandones y vigila de cerca estos sentimientos. No dudes en compartir estas emociones con tu pareja, familia, amigos cercanos e incluso, con tu matrona. El primer trimestre del embarazo es indudablemente el más delicado de todos, por lo que debes extremar los cuidados y eliminar todo aquello que pueda ser perjudicial para tu bebé.

El tabaco durante el embarazo

Elimina el tabaco y el alcohol

El tabaco es terriblemente perjudicial para tu bebé, por lo que es esencial que abandones este hábito lo antes posible. De hecho, en un embarazo planificado es básico dejar el tabaco desde que comienza la búsqueda. De esta forma, se pueden eliminar por completo las sustancias tan dañinas del organismo para que no afecten al feto.

Algunas de las consecuencias de fumar durante el embarazo son, bajo peso al nacer y riesgo de que el bebé presente enfermedades respiratorias y bronquiales. Por lo tanto, intenta eliminar el tabaco por completo o al menos, procura reducir la cantidad que consumes al día al mínimo.

El alcohol puede producir interferir en el desarrollo del feto y producir malformaciones. Así que no debes tomar nada de alcohol, no pienses que por una copa de vez en cuando no va a pasar nada ya que esa copa, puede ser la causa de graves complicaciones, no te la juegues.

La alimentación

La alimentación es clave en el embarazo, ya que todo aquello que consumes afecta de alguna forma en el desarrollo y crecimiento de tu futuro bebé. Como lo que quieres es que esta influencia sea positiva, cuida tu alimentación y nutre tu cuerpo con aquellas sustancias que favorecen tanto a tu cuerpo como a la salud de tu hijo.

Toma alimentos ricos en calcio, fósforo, hierro, ácidos grasos Omega3, vitaminas y minerales de todo tipo, así como proteínas y carbohidratos. Tu matrona te dará unas pautas sobre nutrición, pero además, en este enlace encontrarás otros consejos importantes sobre alimentación en el embarazo.

La hidratación es otro de los cuidados básicos que debes mantener durante todo tu embarazo. Acostúmbrate desde las primeras semanas de embarazo y así crearás un hábito saludable. También lo es durante la recuperación tras el parto, especialmente si vas a dar el pecho a tu bebé. Debes tomar alrededor de dos litros de agua al día, que puedes completar con zumos de frutas naturales e infusiones permitidas en el embarazo.

Mujer embarazada tomando una infusión

Actividad física

El deporte te ayudará a mantenerte saludable durante tu embarazo, evitarás un aumento de peso excesivo y además, estarás físicamente mejor preparada para el momento del parto y la posterior recuperación. Si practicas ejercicio regularmente, es más que probable que puedas seguir haciéndolo con regularidad. Aunque es importante que antes de hacer nada de ejercicio lo comentes con tu médico, así podrás evitar cualquier riesgo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.