Famosas que son madres: hablando sobre las necesidades de los bebés (no es una crítica)

Sara-Carbonero

Cada vez que una mujer famosa se queda embarazada o es madre, la gente habla sobre ello, en realidad no solo sobre este aspecto de sus vidas, porque parecemos muy interesados en esas vidas ajenas pero más o menos célebres. Imagino que será difícil ser cantante, presentadora, actriz, … y que los demás fijen sus ojos en ti; quizás sea cierto que es “el precio de la fama” y se asuma con la máxima naturalidad posible.

Como sabéis, Sara Carbonero ha sido mamá por segunda vez (hace aproximadamente un mes) y ayer una revista de moda señalaba las ‘críticas’ recibidas por que tiene intención de incorporarse en breve a su actividad laboral. A las madres (y no solo las famosas) siempre va a haber alguien que nos analice para ver cómo hacemos las cosas, independientemente de nuestro estilo de maternidad. Lo que yo encuentro a faltar en la mayoría de esos análisis son las necesidades del bebé.

Por que sí: las mamás somos muy diferentes entre nosotras, sin embargo la maternidad no es un título a ejercer ni un derecho, sino una gran responsabilidad, pues nuestro papel en el desarrollo de las niñas y los niños es determinante. Por ejemplo, aquí hablábamos del trastorno del vínculo cuando no existe apego por falta de expresión emocional o abandono (en un sentido amplio de la palabra). Se trata de un tema muy poco conocido pero que puede afectar negativamente el desarrollo del bebé, y proyectar las consecuencias en el futuro.

La maternidad y la relación con los bebés.

Cuenta la famosa periodista que tiene ayuda y además unos abuelos estupendos que echan una mano (ya sabemos que ‘para criar a un niño es necesaria toda una tribu’). Por otra parte, puesto que la familia vive en Portugal debe viajar algunos miles de kilómetros para trabajar, ni será la primera ni la única; y se organizará como desee y buenamente pueda. Entiendo que elucubrar sobre cómo hará para afianzar el vínculo emocional con el bebé está de más, pero quería transmitir que es más importante de lo que se cree, pues son seres vulnerables que han empezado a establecer vínculo con la madre, y lo que esperan es poder continuar haciéndolo

Aquí podríamos hablar de temas diferentes pero relacionados, así que (pensando en todos los bebés) también recordaré que se estima en 9 meses el tiempo que debería durar la exterogestación (período que completa el desarrollo intrauterino en humanos. Los peques necesitan (y sí, es una necesidad) ser llevados en brazos, aunque no tiene que ser siempre la madre, pero estaría muy bien que la figura de referencia principal fuera ella.

Por otra parte está etapa puerperal que pocos conocen en detalle, y desde luego no se limita a la famosa ‘cuarentena’, de hecho puede durar hasta los dos años de edad (es aproximado). Tiene un significado crucial más allá de la recuperación física de mamá, la incorporación al trabajo, etc. ya que la madre es decisiva para que el bebé ‘se abra’ al mundo, y sea capaz de experimentar y vivir por sí mismo, y no a través de su madre.

Sería mucho más sencillo si…

La conciliación que tenemos fuera otra (o sea una conciliación de verdad), o si la sociedad no viera como extraterrestres a las recién madres que se llevan al bebé al trabajo (¿recordáis a Carolina Bescansa?). Si viviéramos en comunidades más grandes que la familia a la que estamos acostumbradas, y las madres no se desplazaran muy lejos para trabajar también sería súper sencillo, de hecho hay lugares en los que si hay o no permiso de maternidad es irrelevante porque con la mayor naturalidad se gesta, se pare y se hace partícipe al bebé de su familia y sociedad, sin que tenga que estar separado mucho tiempo de mamá.

Volviendo al tema del principio: sé poco de la familia Casillas Carbonero, pero lo que sí que sé es que en general deberíamos más hablar de infancias, y no sólo de maternidades. Creo que la realización profesional de la mujer no debería estar reñida con la maternidad (aunque a veces lo está), y está claro que si nos da a todos por opinar cada una / o dirá una cosa. Lo que pasa es que la biología es la que es y existen necesidades infantiles más allá de la opinión de nadie.

Y por cierto: felicidades a Sara por esa segunda maternidad, seguro que la va a disfrutar 🙂

Imagen — Libertad Digital


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *