18ª semana de embarazo

semana-18-embarazo-portada

Si sigues nuestro Especial Embarazo Semana a Semana, te habrás dado cuenta de que hemos descansado unas semanas, cosa de las vacaciones; pero ahora retomamos el ritmo con muchísimas ganas, pues llegamos a la semana 18 y se podría decir que estamos casi a la mitad de la gestación. Resulta sorprendente (y no es la primera vez que lo decimos) que pese a su pequeño tamaño, el feto está ya muy desarrollado, y su organismo es capaz de realizar muy diversas funciones.
Verás, solo mide unos 14 centímetros, y pesa 150 gramos, ¡imagina lo que aún le queda por crecer hasta el momento del parto! aunque el cartílago se va convirtiendo en hueso y el oído interno ya está conectado al cerebro mediante terminaciones nerviosas, así que probablemente, mientras tu realizas tus actividades diarias, incluso mientras duermes, podrá escuchar tu corazón, y el suyo; es posible incluso que en algún momento llegue a percibir algún sonido del ‘exterior’. Y ahora seguimos con otros cambios en tu bebé, y en tu cuerpo.

Semana 18 de embarazo: maduración neuronal y cambios en el rostro

Un bebé aún muy pequeño, pero también muy fuerte que duerme bastante y también se mueve dando vueltas y patadas: la cantidad de líquido amniótico es grande comparada con las dimensiones del bebé, y eso le da muchísima libertad de movimientos. Gestos faciales como bostezos o muecas resultan sorprendentes, y hacen que aún tengas más ganas (si cabe) de conocer al bebé. Aún queda algún tiempo, así que simplemente aprovecha el momento para conocerte un poco más y conectar con el ser que llevas dentro.
semana-18-embarazo-segunda

 

El corazón en un feto de 18 semanas.

Hay una preocupación generalizada entre las mamás gestantes, y tiene que ver con todo tipo de anomalías congénitas, aunque las cardiopatías generan bastante inquietud. Lo más seguro es que el corazón de tu bebé no tenga ninguna malformación y esté funcionando perfectamente, en breve te practicarán una nueva mediante la cual comprobarás que esto es así (será, aproximadamente en la semana 20).
Ahora, y como curiosidad, te contamos cómo este órgano que filtra y a la vez bombea sangre, influye en el control del funcionamiento del sistema respiratorio. Como ya sabrás, no es hasta después del nacimiento cuando los pulmones respiran proporcionando oxígeno al recién llegado; con anterioridad, el oxígeno (como los otros nutrientes, le son suministrados al feto a través de la placenta y el cordón umbilical. ¿Por qué ocurre esto? Resulta que la aurícula derecha del corazón envía la sangre a la izquierda, sin pasar por los pulmones, utilizando para ello un pequeño órgano desconocido para la mayoría.
Se llama foramen oval, y se cierra al nacer. Comentarte que en la próxima sesión de diagnóstico por imagen ya se aprecian las cámaras y válvulas del pequeñísimo corazón. Y también se ven las osificaciones que continúan creciendo y conformando el sistema esquelético, mientras el cartílago también se desarrolla.

Semana 12 de embarazo: mamá deberá adoptar un estilo de vía saludable

Cada vez es más evidente tu estado de gestación, y también cada vez te sentirás más pesada, al mismo tiempo que debes hacer esfuerzos por mantener el equilibro al cambiar de postura o empezar a moverte desde la posición sentada. y no podía se red otra forma puesto que el útero se va distendiendo y con toda seguridad llegará casi a la altura del ombligo. Es normal entonces que comprima la vejiga, lo cual te obligará a levantarte varias veces durante el descanso nocturno para ir al baño; y de día también deberás orinar con más frecuencia.
Si es tu primer embarazo te habrán dicho que puedes padecer estreñimiento, y es así, pero no te preocupes en exceso porque es fácil de prevenir. El causa es la misma que provoca visitas frecuentes al baño: el útero también está comprimiendo el recto. Ayuda a tu organismo bebiendo mucha agua, y comiendo alimentos con fibra (hortalizas, frutas, legumbres, cereales / pan integrales, …), dentro de una alimentación equilibrada en nutrientes.
Te aconsejamos establecer una rutina de cuidados y mantenerla, porque conforme pase el tiempo podrías notar que te cuesta mantener la atención y la concentración, así que conviertes pequeños gestos de salud en hábitos, podrás continuarlos sin casi esfuerzo. Además de una alimentación saludable que mencionamos en el anterior párrafo, es conveniente realidad ejercicio físico de suave a moderado; busca una actividad física que te guste y te satisfaga (estiramientos, caminar, nadar, etc.) y reserva al menos 30 minutos diarios para realizarla. Si tienes otros hijos, puedes implicarles aunque debas adaptar el ritmo. Los beneficios no sólo serán físicos, sino también psicológicos y emocionales.
Y ahora sí, damos por finalizada esta semana 18 de embarazo, y dentro de 7 días regresaremos con la siguiente, esta vez sin interrupciones. Deseamos sobre todo que vivas esta etapa de tu vida con intensidad, y que aproveches la maravilla de la gestación para cuidarte muchísimo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *