Tener un hijo con cáncer

Le hacen pruebas médicas a niña en el hospital.

Al niño deberán realizarle varias pruebas como la resonancia magnética, biopsia o ecografía para dar con la causa y ofrecer un diagnóstico certero.

Cualquier padre que ama a su hijo sufre cuando él padece, sobre todo cuando se le diagnostica una enfermedad. Cuando un hijo tiene una enfermedad con un nombre que asusta, como es el caso del cáncer, todos los esfuerzos se unen para salvarle. A continuación vamos a hablar de la difícil situación de tener un hijo con cáncer.

El cáncer

El cáncer es una enfermedad que puede producirse en cualquier parte del cuerpo. Se origina a raíz de células de esa zona. El organismo deja de funcionar de la manera que debiera. Se produce un exceso de células, ya que su crecimiento es descontrolado. Si el cáncer se propaga por más zonas del cuerpo se produce metástasis. Cada tipo de cáncer tiene unos síntomas. El profesional médico es quien debe realizar las pruebas pertinentes para dar un diagnóstico certero y final y poder llevar a cabo el tratamiento.

Algunos de los tratamientos son la quimioterapia o radioterapia, en base a la fase, estado del menor y lugar en que se encuentre localizado el cáncer. El cáncer no es solo cosa de adultos, por desgracia los niños también pueden sufrirlo. Cuando el niño llega al hospital aquejado de dolor, molestias, síntomas que desconciertan a la familia, al niño deberán hacerle radiografías, análisis sanguíneos y de orina, ecografías, resonancia magnética o una biopsia, entre otras pruebas, para confirmar el diagnóstico.

Diagnóstico: Cáncer

Niños con suero, en el hospital.

Una vez enfrentada la situación, familia y enfermo, necesitan apoyo psicológico, momentos de ocio y desconexión cuando el pequeño está ingresado.

Los padres entran en una pesadilla interminable cuando son conocedores de que su hijo padece un cáncer. Lo primero es pensar en lo peor y sentirse desorientado, tremendamente triste y asustado. Lo más beneficioso para ellos es no encerrarse en sí mismos y en la idea de que todo irá mal porque si no todo fluirá con más obstáculos. Todo el cúmulo de emociones puede desembocar en la depresión de alguno de los progenitores. Pero tras ese primer momento de angustia, frustración e ira se sacan fuerzas sobrenaturales para luchar por el hijo.

Hay que apartar los miedos y las culpas y hacer todo lo posible por llevarlo con entereza y trabajo diario. Los niños necesitan un apoyo constante y ver la fortaleza de sus padres para no asustarse. Como dato, en España se dan al año más de mil casos de cáncer en niños, y la mayoría se recuperan. Para los niños ver a sus padres enteros les hará seguir el mismo camino.

Es muy importante para unos padres que ven a su hijo sufrir dolores o sentirse extraño, que no quienes observen o intervengan en esa etapa no les miren de un modo condescendiente, colaboren como puedan y en su caso, actúen con rapidez. Los padres se sienten impotentes al ver que el estado de su hijo puede deberse a algo grave y los médicos tardan demasiado en pedir las pruebas necesarias para confirmarlo.

La lucha en familia

La unión, la familia, es el mejor batallón y arma para derrotar el mal. El niño junto con sus padres se hace más fuerte. Pero no solo eso, una vez enfrentada la situación, todos necesitan apoyo psicológico y momentos de ocio y desconexión cuando el pequeño está ingresado. Apoyarse en otros miembros de la familia y en amigos también facilitará el día a día.

Para afrontar esta etapa el tiempo que dure, los padres y los hijos deben hablar mucho con los profesionales médicos y ser francos y claros ambas partes. Para los progenitores conviene involucrarse desde el primer momento, informarse, consultar dudas, sacar todo el valor y confiar en la ciencia, los avances médicos, la fortaleza de su pequeño y en que todo irá bien. Como estén y lo vivan los padres afectará al estado anímico del niño y por ende a su recuperación.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.