Es mala idea tomarse a broma los pensamientos suicidas de un niño

Suicidio niños4

La semana pasada los padres de Diego González hicieron pública su carta de despedida: tenía 11 años, y todo apunta a que sufría bullying en el centro educativo al que asistía… el suicidio se había convertido en la única forma de conseguir lo que deseaba (no ir a a clase). Mucho se ha escrito y hablado sobre el tema, sin embargo la conciencia social es voluble: somos tan capaces de escandalizarnos y mantener conversaciones acaloradas, como de olvidar el tema al poco tiempo. Llevo años diciendo que debemos empezar por dejar de decir ‘son cosas de niños’, para pasar a implicarnos en cambios sociales y educativos profundos… de lo contrario poco cambiará.

Fijaos que en mi opinión, el teléfono de atención a víctimas de bullying que pondrá el Gobierno en marcha en cuestión de meses (dentro del Plan Estratégico de Convivencia Escolar), se me antoja un ‘parche’; quiero que me entendáis, no pretendo decir que es una medida inútil, solo es que necesitamos tanto o más, que nuestros menores aprendan a CONVIVIR, y a gestionar conflictos sin violencia. Nos servirá porque los menores acosados tendrán dónde llamar para pedir ayuda (si no confían en ningún adulto cercano); no nos servirá si los padres de los ‘bullies’ desprecian a cualquiera que no sea ellos mismos, o si los profesores eluden ejercer funciones educativas más allá del currículum académico. Pero no quiero meter la pata, y sí: os hablaremos sobre ese Plan, que ya conocíamos porque hace unos meses que se ha habilitado una ventana con información sobre sus actividades en la web ministerial; pero no hoy.

He preferido esperarme porque el dolor no me dejaba elaborar bien los pensamientos, y porque todos sabemos ya lo que le ocurrió a Diego, y el calvario por el que pasan sus padres; sabemos también que (por ejemplo) Finlandia nos saca ventaja porque allí actúan como deben hacerlo (implicando a toda la Comunidad). Habría podido hablar de señales que avisan sobre el acoso escolar, o de los programas que aquí en España están funcionando, pero he decidido abordar el suicidio en niños y adolescentes, que no solo tiene como causa el bullying.

Antes de sumergirme en datos, causas, etc. me gustaría mencionar unas declaraciones de un psiquiatra infantil colombiano llamado Luis Alberto Ramírez: nos cuenta que entre las principales causas del suicidio en menores están la ansiedad en la infancia y la vulnerabilidad de niños y adolescentes que crecen rodeados por un entorno social complicado (tóxico lo llamaría yo). A ellas se suman el miedo al fracaso y al futuro; si lo envolvemos con la incomprensión de los padres, podemos desatar hechos de terribles consecuencias. Es muy llamativo que mencione el ‘reto’ que plantean los padres cuando se encuentran a niños frustrados… ‘¿os suena una niña o un niño desesperanzado que amenaza con hacerse daño, y sus padres le animan sarcásticamente?’, pues bien, todos entendemos que un progenitor no quiere que su hijo ejecute la amenaza, pero tratándolo de esa forma, es precisamente lo que PUEDEN conseguir. Así que mucho cuidado, y sobre todo mucho amor y comprensión con niños que tienen una temporada difícil; que no se nos nuble el entendimiento, y tengamos la oportunidad de buscar ayuda si es necesario.

¿Qué explica la conducta suicida en menor de edad?

En niños se produce raramente, aumentando a partir de la adolescencia (recordemos que ésta puede empezar a los 10 años); en Estados Unidos, y según los CDC es la tercera causa de muerte en la franja de edad de 15 a 24 años (después de accidentes y homicidio). Y tan alarmante es que una persona con 15 años se quite la vida, como que por cada muerte con esta causa se hayan producido 25 intentos. Según observamos en el siguiente cuadro publicado por la OMS, también es la tercera causa de muerte (pero en las edades 10 – 19) en el mundo.

Suicidio niños5

Me quedo ‘de piedra’ cuando leo que la crisis social, familiar e incluso moral, afecta negativamente al comportamiento de los adolescentes, y que en ocasiones el suicidio se percibe como una solución

No debemos juzgar sus pensamientos, ni subestimar sus amenazas; sino esforzarnos por entenderles y prestarles el apoyo que necesitan, porque habrá momentos, en los que el soporte de una madre o de un padre, sea lo único que crean tener. Con frecuencia ‘buscar la muerte’ surge de un estado depresivo. Lo que está claro es que un niño a partir de los 10, y muchas veces antes, sabe perfectamente que la muerte no es reversible, así que debo repetir: ’no te tomes a broma si escuchas a un chico o chica hablar sobre este tema’.

Factores de riesgo.

Si tienes un hijo adolescente, quiero que sepas que está atravesando una etapa preciosa y llena de sus posibilidades: más libertad que años atrás, menos responsabilidades que cuando sea adulto, amigos por conocer, lugares por descubrir, el primer amor, el descubrimiento de la identidad, las relaciones sexuales, los planes de futuro… Pero son también unos años inciertos en los que puede prevalecer el estrés o el bienestar, o ambos a la vez, depende de muchas cosas, pero de la relación con los padres también.

Suicidio niños

En Kids Health, encontramos una relación de factores que aumentan el riesgo de suicidio:

  • Intentos previos de suicidio.
  • Antecedentes de depresión o suicidio en la familia.
  • Abuso emocional, físico o sexual (maltrato en cualquiera de sus formas). Incluyendo el bullying.
  • Trastornos psicológicos como depresión o consumo de tóxicos; sentimientos de angustia o irritabilidad.
  • Malas relaciones con la familia, aislamiento social por no tener tampoco apoyo en su entorno.
  • Hostilidad de los demás hacia su bisexualidad, homosexualidad o transexualidad.
  • Sentimientos de desesperanza causados por complejo de inferioridad

Loa adolescentes se quitan la vida recurriendo a la sobredosis con medicamentos (recuerda a Alan), o saltan desde grandes alturas.

Según indican algunas fuentes, las niñas piensan el doble en el suicidio, y los niños fallecen por suicidio cuatro veces más que las chicas

Suicidio niños2

Tu hijo te está enviando señales…

Te envía señales continuamente acerca de sus emociones, inquietudes, te habla sobre sus problemas incluso cuando no abre la boca; ¡claro que los adolescentes necesitan ser escuchados por sus padres y profesores!, lo que ocurre es que se comunican de otra forma con nosotros. No esperes a un peque que te sigue con la mirada, que te ‘adora’ y que espera impaciente a verte para contarte atropelladamente cinco cosas al mismo tiempo, no lo esperes: pero tú aún desempeñas un papel muy importante y necesario en sus vidas, y ese papel incluye aspectos como ayudarles a enfrentarse a este mundo o protegerles, si es necesario.

Antes os ha contado que el suicidio es la tercera causa de muerte entre población adolescente, ahora os tengo que decir, que la incidencia no hace más que aumentar, así lo confirman datos de (por ejemplo) Argentina, país en el que los casos se triplicaron a principios de la década anterior. No es para tomarlo en broma.

Lo admitamos o no, es la propia sociedad con sus exigencias; o bien son determinadas circunstancias relacionadas con la escolarización (fracaso, hostigamiento) o la familia (abusos sexuales), las que empujan a personas que aún no han alcanzado la mayoría de edad a quitarse la vida. No digo que no sea dramático el suicidio en un adulto, pero ¿no es injusto que se produzca cuándo aún no se ha tenido ninguna oportunidad de desarrollar sus potencialidades?

Señales visibles.

Las que te presentamos a continuación son manifestaciones a las cuales es necesario prestar atención, sobre todo si aparecen de forma descontextualizada, o sin un motivo aparente y claro:

  • Comportamiento violento.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Aparición de dolor de cabeza o estómago, fatiga.
  • Pérdida de interés en actividades de ocio habituales.
  • Cambios en su personalidad.
  • Expresiones verbales relacionadas con sentimientos de infravaloración hacia sí mismos (‘no me importa nada’, ‘ no quiero seguir siendo un problema’,…).
  • Tener pensamientos extraños.
  • Dejar de lado a sus amigos.
  • Uso de alcohol o drogas.
  • Abandono en su apariencia personal.

Si conoces a algún niño o adolescente que presente estos cambios mantenidos en el tiempo, considera la opción de recurrir a un profesional de la salud mental para que le ayude a él y a su familia; ‘dejar pasar el tiempo’ es casi lo peor que puedes hacer, ya que el afectado está expuesto a un riesgo. La depresión y las tendencias suicidas se pueden y se deben tratar; es obligación moral de la familia buscar a alguien cualificado, para ayudar en un desarrollo más saludable a los chicos y chicas.

Adolescentes y depresión: ¿consecuencia de conductas intimidatorias?

La depresión no se manifiesta (o no siempre) mediante tristeza, hay personas que simplemente ‘se dejan’, en el sentido de no cuidarse, otras están de mal humor, duermen mal…

Es mala idea tomarse a broma los pensamientos suicidas de un niño

Un estudio de la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, indica que aunque las consecuencias del bullying están bien descritas, se sabe poco acerca de sus secuelas, y en ocasiones leemos sobre su repercusión en la edad adulta, pero ahora son menores, y debemos esforzarnos en cuidarles. El trabajo indica que en general, los adolescentes sienten tristeza durante varias semanas (un 30 por ciento), tienen ideas suicidas (un 22 %), e intentan suicidarse (un 8 por ciento). Pero las víctimas de bullying son 3 veces más propensas a tener ideas o intentos de suicidarse.

A los adultos nos pasa que tenemos miedo de preguntar si sospechamos, porque entendemos erróneamente que al hablar de tristeza o de ideas suicidas, le daremos alguna mala idea a nuestros hijos; no es así: cuando preguntamos mostramos preocupación, y no es posible meterles en la cabeza un pensamiento de este tipo sin que lo tuvieran previamente.

Recuerda que a partir de los 9 años un niño ya sabe que no es posible revertir una muerte, y que puede afectar a cualquiera, por eso somos los adultos responsables de los niños, y la sociedad en general (incluyendo la escuela) los que debemos responder a este reto: como he mencionado es una mala idea tomarse a broma los pensamientos suicidas, porque para ellos es muy serio.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *