Niños con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Niño con TOC lava repetidas veces los utensilios de cocina.

Por norma general los niños con TOC intentan enmascarar el comportamiento compulsivo entre otros hábitos normales, incluso llegan a involucrar a los padres.

Que un niño sea exigente, en ocasiones maniático o difícil, es algo que como padres se pueden comprender y asumir. El hecho es que en ocasiones estos calificativos aumentan en grado y se vuelven compulsiones y manías más severas. El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en los más pequeños puede pasar desapercibido y creerse más que se trata de un comportamiento inadecuado. Vamos a aportar, a continuación, más información acerca del Trastorno Obsesivo Compulsivo, TOC, en niños.

El TOC

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo, es un trastorno de ansiedad que suele detectarse en la infancia e interfiere en la rutina diaria de los niños. Las obsesiones, compulsiones y los problemas de rendimiento de estos niños suelen perjudicarles en su actividad diaria y causarles dificultad para concentrarse, ansiedad, irritabilidad y malestar, y afectar a su actividad académica y a su modo de relacionarse con otras personas.

Con este desorden se genera baja autoestima y agobio, debido a que esas conductas restan tiempo para hacer otras tareas. Con el TOC se siente la necesidad de repetir los rituales por temores, inseguridades o manías. Además la persona busca evitar la sensación de desasosiego que le inunda. Por norma general se intenta enmascarar el comportamiento compulsivo entre otros hábitos normales, incluso se llega a involucrar a los padres.

Niños con TOC

Una niña con TOC lava sus manos un número de veces como ritual.

En algunos momentos los niños que padecen este desorden son capaces de admitir lo absurdo e inútil de sus actuaciones.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo en niños, a nivel mundial, es el cuarto trastorno mental más frecuente. Normalmente el inicio de la alteración se produce alrededor de los 6-7 años de edad. Para algunos niños sus comportamientos van aumentando en grado e intensidad, y para otros aparecen desde un primer instante de un modo drástico. Afecta de un modo más temprano a niños de sexo masculino.

Los niños con este desorden necesitan controlar que las cosas estén correctas. En algunos momentos los niños son capaces de admitir lo absurdo e inútil de sus actuaciones. Algunas de las compulsiones son cerrar puertas y ventanas un determinados número de veces, y obsesión, el temor a hacer daño a otras personas. No suelen manifestarse compulsiones y obsesiones a la vez.

La familia de un niño con TOC

La familia suele verse desbordada por las conductas del niño e incluso no lo aceptan fácilmente. Pueden sentirse abrumados y desorientados sobre cómo actuar ante lo desconocido de sus actos. La culpa y el intento de cambiar ciertos comportamientos suelen agobiarles, desesperarles y frustrarles al no lograr mejoría. Sin embargo la culpa no es ni de los padres ni del hijo.

El niño necesitará psicoterapia cognitivo-conductual con un terapeuta lo suficientemente cualificado, o bien combinar la terapia con la ingesta de fármacos. Lo ideal es que la familia tome parte y coopere en el proceso. Mantener hábitos y rutinas y no doblegarse ante el trastorno, sino hacerle frente y agarrar la batuta del poder, es la mejor filosofía.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.